342 tiendas y restaurantes bilbaínos abrirán en Semana Santa para atender a los turistas

Las actividades de calle volverán a ser protagonistas de la sexta edición del Basque Fest. /Ignacio Pérez
Las actividades de calle volverán a ser protagonistas de la sexta edición del Basque Fest. / Ignacio Pérez

Más de un centenar de negocios se suman este año a la iniciativa del Ayuntamiento para dinamizar la ciudad durante las vacaciones

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Las cifras récord del turismo en Bilbao, 91.000 visitantes durante la pasada Semana Santa y más de 910.000 en el conjunto de 2017, han acabado con todas las reticencias. Para el Ayuntamiento, la capital vizcaína está de moda y se ha convertido en una oportunidad de negocio que no quiere dejar pasar de largo el comercio y la hostelería local. Así lo confirma que 342 establecimientos se hayan sumado este año al programa municipal para la dinamización de la ciudad con «más actividades que nunca» y abran sus puertas todos los días durante las próximas vacaciones. Se trata de un 46% más de los que estuvieron operativos en la anterior edición, según anunció ayer el concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo, Xabier Otxandiano, en la presentación del programa Basque Fest.

El responsable municipal agradeció el «compromiso» de estos locales para colaborar «en nuestro objetivo prioritario de convertir a Bilbao en un referente festivo de calidad y diferente, de llenar la ciudad con los que se queden y con quienes nos visiten». Un reto, reconoció, que además busca «dinamizar la ciudad e impulsar la actividad económica». Cada visitante procedente del resto de la península deja una media de 100 euros diarios en la villa, por 130 de cada extranjero.

Las cuentas ahora le salen a los minoristas. Así lo reconocía ayer Juanan Bilbao, gerente de la floreciente Gastroplaza del Mercado de la Ribera. «El esfuerzo se amortiza con creces», aseguraba. La cosa pinta tan bien que este es el primer año que los diez locales de hostelería del recinto abrirán por primera vez conjuntamente.

«Es la primera vez que los diez locales abrimos a la vez porque el esfuerzo se amortiza con creces» Juanan Bilbao - Gastroplaza Mercado de la Ribera

El pintxo del Nazareno

Tensi Sánchez regenta la taberna ‘El Laterío’, ubicada al otro lado de la ría, en el muelle de Marzana, una zona en pleno auge tras ser recuperada también para el ocio y el turismo. «Nosotros solemos cerrar lunes y martes, pero esta vez desde hoy mismo vamos a estar abiertos de forma ininterrumpida hasta después de fiestas», anunciaba ayer. Quiere aprovechar al máximo el tirón de estas fechas y adelantó que en Bilbao La Vieja la Semana Santa arranca ya el día 26 «con la procesión del Nazareno». «Hay que apoyar todo lo que se hace para promover la ciudad y este año hay mucho ambiente. Hasta los bares de la zona han creado el pintxo del Nazareno», exclamó.

«Hay que aprovechar al máximo el tirón porque en Bilbao La Vieja se nota mucho ambiente» Tesi Sánchez - Taberna El Laterío

Javier Sainz, responsable del restaurante Víctor, en plena Plaza Nueva, reconocía que su padre había establecido la «tradición» de cerrar en «Semana Santa y después de la Aste Nagusia». Y así se había hecho durante décadas, «incluso cuando el Ayuntamiento empezó a organizar el Basque Fest para dar vidilla a las calles estos días». La crisis, y ver que todos los locales de alrededor optaban por abrir, le animó a cambiar el rumbo. «Y sin duda merece la pena porque llenamos todos los días y la gente sale encantada».

Noticias relacionadas

Desde las tiendas de alimentos precocinados Lautxo su gerente reconoce que el aluvión de visitantes al centro de Bilbao ha llevado a su negocio a abrir «casi todos los días del año, ya sólo cerramos tres». «Nuestro obrador sirve a muchos locales hosteleros, que cada vez abren más en festivo, y eso sin olvidar a toda la gente que viene a potear al Casco Viejo o Ledesma y luego viene para llevarse la comida hecha», remarcó Gotzone Iglesias tras insistir en que «todo es cuestión de organizar bien los turnos y librar otros días que haya menos trabajo».

«Somos buenos anfitriones y lo estamos demostrando»

El presidente de bilbaoDendak, Aitor Elizegui, reconoce que el Ayuntamiento fue el primero en «creer y apostar por el potencial turístico de Bilbao». La ciudadanía se sumó pronto al ilusionante proyecto y al que más le costó asimilarlo fue al negocio minorista. Pero ahora comercios, hoteles y hosteleros tienen claro «que este sector es una oportunidad, un proyecto con mucho presente y gran futuro a medio plazo». Para Aitor Elizegui, la capital vizcaína está poniéndose en valor como atractivo de primer orden a nivel nacional y europeo, no sólo por sus joyas turísticas, sino «por la calidad del servicio». «Somos buenos anfitriones y lo estamos demostrando», asegura. Superadas las reticencias a abrir en épocas como Semana Santa, ahora toca optimizar los recursos y promocionar la oferta de rutas de todo tipo «que unan las zonas históricas con el Museo Guggenheim, el Palacio Euskalduna o Azkuna Zentroa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos