Un testigo ayudó a detener al agresor sexual de una joven en San Adrián

La asociación de vecinos del barrio convocó ayer una concentración de repulsa en el frontón de San Adrián./Jordi Alemany
La asociación de vecinos del barrio convocó ayer una concentración de repulsa en el frontón de San Adrián. / Jordi Alemany

«Vio cómo seguía a mi hija desde Zabalburu y llamó a la Policía», agradece el padre de la víctima

A. HERAS/ J. HERNÁNDEZ

Un testigo permitió la detención del presunto agresor sexual de una joven de 18 años el pasado fin de semana en el barrio bilbaíno de San Adrián, que celebraba sus Carnavales. «Vio cómo un individuo la seguía desde la plaza Zabalburu. Mi hija iba con cascos y la música puesta y no se enteró de nada», explica el padre de la víctima, «muy agradecido» a la intervención de esta persona y a la «rápida actuación de la Policía Municipal», que arrestó al sospechoso, de 43 años y origen magrebí, pocos minutos después.

Concentración silenciosa

Eran aproximadamente las siete y media de la mañana del pasado sábado. La joven iba subiendo a su barrio por la calle Juan de Garay. El testigo se percató de que este este individuo, descrito por la víctima como «calvo y corpulento», caminaba detrás de la chica, ajena al peligro que la acechaba. En un determinado momento, en la parte alta de San Adrián, la abordó, la sometió a tocamientos «e intentó meterla en el portal». El testigo comenzó a chillar y «ahuyentó» al agresor. E inmediatamente después, llamó a la Policía local. Gracias a los datos aportados por la víctima y el hombre que salió en su ayuda, una patrulla de la guardia urbana localizó casi de inmediato al presunto autor y procedió a su detención. «Aún tiene el susto en el cuerpo, no se hace aún a la idea de que la quería meter en el portal. Si no llega a ser por esa persona...».

El Ayuntamiento de Bilbao emitió ayer un comunicado de «condena por la agresión machista ocurrida en San Adrián, delito que supone un atentado a la integridad física y moral, y en consecuencia, una grave e intolerable vulneración de los derechos humanos». El Consistorio recordó a los bilbaínos que «este tipo de agresiones sexistas son un reflejo más de la violencia machista que se produce en la sociedad y en la vida cotidiana, tanto en el ámbito privado como en el público».

Por su parte, la Asociación de Vecinos de San Adrián (Asovesan) convocó a las ocho de la tarde de ayer una concentración silenciosa de repulsa en el frontón del barrio, a la que asistieron decenas de personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos