Telefónica paga 5.000 euros a una bilbaína por no borrar sus datos de ficheros de morosos

José Ángel Paz y Nilda de la Fuente posan frente al Palacio de Justicia de Bilbao. /Pedro Urresti
José Ángel Paz y Nilda de la Fuente posan frente al Palacio de Justicia de Bilbao. / Pedro Urresti

La Audiencia condena a la firma a indemnizarla por no ser capaz de retirar su nombre del listado, donde fue incluida por error

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a Telefónica a indemnizar con 5.000 euros a una bilbaína por no borrar sus datos personales de todos los ficheros de morosos, esas 'listas negras' creadas para que las empresas puedan protegerse de las personas que eluden el pago de sus deudas. En este caso, el problema es que Nilda de la Fuente nunca debió figurar en estos registros, donde su nombre aparece desde hace más de seis años. Básicamente, porque nunca eludió el pagó de la factura de 63,45 euros que dio origen a la batalla judicial. En realidad, todo fue por un error del gigante telefónico. Un fallo que se habría subsanado «con una simple consulta» a los afectados, pero que ahora resulta muy difícil de reparar.

Todo empezó después de que Telefónica girase la factura mensual a una cuenta bancaria equivocada. Nilda no se dio cuenta de nada hasta que, una semana después, su teléfono dejó de funcionar. Ella llamó para saber qué había pasado y le respondieron que no había pagado su último recibo. Nilda les dijo que debía tratarse de algún error, que ese tipo de gastos los abonaba desde hace tiempo con el mismo número de cuenta y que nunca había tenido problemas. Sus explicaciones no fueron atendidas y pronto empezó a recibir cartas en las que le instaban a pagar la deuda. De forma paralela, le informaron de que sus datos habían sido incluidos en varios ficheros de morosos. Y, poco después, empezó a recibir numerosas llamadas telefónicas. Incluso en Nochebuena, a las siete de la tarde, recibió siete llamadas en apenas cuarenta minutos recordándole que debía saldar la deuda.

«Mínima diligencia»

Nilda y su marido, José Ángel Paz, se plantearon la posibilidad de integrar los 63,45 euros y dejarse de «líos». Pero finalmente decidieron emprender una batalla judicial de consecuencias imprevisibles: entendían que el «acoso» sufrido debía ser sancionado de algún modo. En estas circunstancias, la pareja ya consiguió en 2014 que Telefónica les indemnizase con 6.000 euros por una «intromisión ilegítima» en su honor. La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Bilbao consideraba probado que todos los «despropósitos» se hubieran solucionado con una «simple comprobación del recibo girado».

Este fallo judicial establecía también que Telefónica estaba obligada a «poner todos los medios necesarios» para hacer desaparecer los datos de Nilda de todos los ficheros de morosos. Y es aquí donde empezó la nueva disputa judicial que ha vuelto a a darle la razón. Básicamente, porque seis años después su rastro, aunque conste como «persona no deudora», no ha sido totalmente borrado. De hecho, todavía figura en unos listados que pueden ser consultados por determinadas administraciones.

La Audiencia Provincial rechaza, en este contexto, el argumento de la compañía telefónica, que insiste en que ya ejecutó la sentencia al abonar la indemnización y al instar al borrado de los datos de Nilda. En su auto, el tribunal insiste en que la empresa «no puede escudarse» en «actuaciones de terceros» -en referencia a las firmas que gestionan los ficheros de morosos-, ya que fue «su conducta» «indebida» la que «propició» el problema. La situación ha entrado, pues, en un «punto irreversible», ya que parece «imposible» que la huella desaparezca.

De esta forma se abrió otro procedimiento para establecer la nueva indemnización. Nilda y José Ángel pedían 37.500 euros, pero el juzgado número 9 de Bilbao, en un auto recurrible ante la propia Audiencia, ha establecido los daños causados en 5.000 euros. Consultadas por este periódico, fuentes de Telefónica se limitaron a señalar que el proceso judicial no ha terminado.

Ahora les califican como clientes de «muy alto riesgo»

Nilda de la Fuente y José Ángel Paz se muestran indignados con la actitud mostrada por Telefónica durante todo el proceso judicial. No sólo por los perjuicios causados al incluirles por error en los ficheros de morosos, sino también porque «no se han disculpado en ningún momento» por todo lo ocurrido. Además, su enfado se ha multiplicado cuando han descubierto que, después de todo lo ocurrido, Telefónica les califica ahora como «clientes de muy alto riesgo». «Es una vergüenza. Actúan con prepotencia y con una absoluta falta de escrúpulos», censura José Ángel Paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos