El Correo
Para probar el tejido, usaron la mítica portada de National Geographic.
Para probar el tejido, usaron la mítica portada de National Geographic. / UCF

La ropa digital ya es una realidad

  • investigación

  • Investigadores de la Universidad Central de Florida logran la receta para elaborar un tejido flexible y capaz de cambiar de color

Imagine a un soldado que pueda cambiar el color y el diseño de su uniforme, de camuflaje verde a camuflaje desértico, a voluntad. O un oficinista con su corbata, o alguien en una boda que se haya puesto el mismo vestido que otra invitada.

Un gran hallazgo realizado en los laboratorios de la University of Central Florida acerca más a la realidad esos escenarios. Un equipo dirigido por el profesor Debashis Chanda ha desarrollado una técnica para crear la primera pantalla de película delgada flexible y a todo color del mundo.

Como suele ocurrir, la investigación de Chanda se inspiró en la naturaleza. Las pantallas tradicionales, como las de un teléfono móvil, requieren de una fuente de luz, de filtros y de placas de vidrio. Pero existen animales como los camaleones, pulpos o calamares que nacen con pantallas delgadas, flexibles y capaces de cambiar de color sin necesitar una fuente de luz. Exacto, su piel.

"Todas las pantallas artificiales -LCD, LED, CRT- son rígidas, frágiles y voluminosas, pero si usted mira a los pulpos, estos pueden crear colores en la propia piel que cubren un contorno complejo, es extensible y flexible", dijo Chanda. "Esa fue la motivación: ¿Podemos inspirarnos un poco en la biología y de crear una pantalla similar a la piel?"

Electricidad y color

Como se detalla en el artículo, que ha sido portada en la última edición de la revista Nature Communications, Chanda es capaz de cambiar el color de la superficie ultrafina mediante la aplicación de electricidad. El nuevo método no necesita fuente de luz ya que, más bien, refleja la luz ambiental a su alrededor.

Consiste en una capa delgada de cristal líquido con la forma de un microscópico cartón de huevos, así, es capaz de absorber algunas longitudes de onda y reflejar otras en una nanoestructura metálica intercalada. Los colores reflejados pueden ser controlados con el voltaje aplicado a la capa de cristal líquido. La interacción entre las moléculas de cristal líquido y las ondas en la superficie metálica es la clave en la generación de colores en esta pantalla ajustable.

El método es muy innovador, ya que las investigaciones previas sólo eran capaces de producir una paleta de colores limitada, y en una pantalla que, a diferencia de esta, no era mucho más delgada que un cabello humano. De este modo, una pantalla así podría aplicarse a materiales flexibles como plástico o telas sintéticas.

Potencialmente, el mayor impacto podría ser para categorías de pantallas que hoy ni siquiera han sido planteadas. "El camuflaje, la ropa, los artículos de moda... todo eso podría cambiar", dijo Chanda. "¿Por qué necesitaría tener cincuenta camisas en mi armario si pudiera cambiar el color y el patrón?"

Los investigadores utilizaron una técnica simple y barata de nano-impresión, capaz de producir un área grande de este material. "Es una forma barata de hacer pantallas sobre un sustrato flexible y capaces de generar todos los colores", dijo Chanda. "Es una combinación única".