El Correo
Esta tecnología permite guardar hasta once huellas dactilares.
Esta tecnología permite guardar hasta once huellas dactilares. / Inventanova

ZipSecurity, la primera cremallera 'inteligente'

  • GADGETS

  • Este innovador sistema de cierre desarrollado por una empresa malagueña protege maletas, bolsos y mochilas gracias a un dispositivo que reconoce la huella dactilar del propietario

La empresa española Inventanova acaba de desarrollar la primera cremallera inteligente del mercado. Se trata de ZipSecurity, una cremallera que incluye un dispositivo que reconoce la huella dactilar de los dueños y solo puede ser abierta en ese caso. El sistema, que permite guardar hasta diez huellas dactilares, fue inventado y patentado por José Manuel Cano, que apostó por la empresa malagueña para lanzar su producto al mercado.

El objetivo de este dispositivo es aportar mayor seguridad a las maletas, bolsos y mochilas, sobre todo en casos de viajes internacionales "donde es un problema recurrente el fuerce de maletas para introducir, en muchos casos, droga o armas", explica Elena Peñalver, directora de Inventanova. "Se ha desarrollado un prototipo funcional con toda la tecnología final con la que contará el dispositivo y se están calculando costes de fabricación en serie, en una segunda fase el proyecto", destaca Peñalver.

La cremallera ha sido provista con luces led que dan aviso de las diferentes funciones del dispositivo. La luz verde avisa de que está correcto y puede abrirse la maleta, el azul permite grabar nuevas huellas y el rojo avisa al usuario de que la cremallera ha sido forzada. Aún en el caso de la cremallera haya vuelto a ser cerrada, esta luz no dejará de parpadear a no ser que el propietario vuelta a introducir su huella.

De esta forma, el usuario sabrá si sus pertenencias han sido abiertas -o por lo menos, lo han intentado-, pudiendo así avisar rápidamente a la policía como testigo antes de proceder a su apertura. "Nuestro objetivo siempre ha sido que el producto final fuera intuitivo para el cliente, que los componentes elegidos fueran fiables y que la cremallera fuera económica en una fabricación en serie", dice la responsable del proyecto.

Menos hurtos

Tras once meses de trabajo, la cremallera ya es una realidad que ha obtenido la patente internacional. Actualmente, la empresa contempla la posibilidad de ampliar sus prestaciones instalándole un dispositivo con el que se pueda conocer en tiempo real la localización de la maleta, en caso de que el usuario la pierda o se la roben.

Además de aumentar la seguridad en las maletas, se prevé que este dispositivo ayudará a bajar las cifras de hurtos de bolsos y mochilas. "Las aplicaciones para este dispositivo de seguridad son muy amplias, ya que podrá ser instaladas en las mochilas que los niños llevan al colegio, bolsas de deportes en gimnasios, tiendas de campañas, etc.", descata Peñalver.