El Correo

Así nos sustituirán los robots en el trabajo

Así nos sustituirán los robots en el trabajo
  • Hay más dudas sobre el cuándo que sobre el qué, pero lo cierto es que gran cantidad de tareas que aún realizan los humanos en breve pasarán a manos de cables y chips

La preocupación por si el puesto de trabajo de uno lo puede sustituir una máquina no es nueva, de hecho en el siglo XIX ya dio para más de una revuelta a cuenta de las de vapor. Quién sabe si ya temieron por su oficio los primeros guerreros que vieron cómo se las gastaban las catapultas a la hora de asediar castillos. Lo cierto es que en los últimos meses crecen las investigaciones y augurios sobre cómo los robots irán adquiriendo protagonismo en nuestras vidas a medida que estas se hacen más digitales y menos corpóreas, hasta el punto de ensayar incluso con el don de la ubicuidad gracias al desarrollo de avatares.

No se trata de ciencia-ficción, ya están entre nosotros hace tiempo en forma de juguetes y 'roombas' limpiadoras y no tiene pinta de que la sofisticación termine ahí ni mucho menos. Su utilización a nivel industrial es ya un hecho, incluso un reciente estudio asegura que solo en EE UU la utilización de robots ha eliminado entre 360.000 y 670.000 empleos.

Estos días se están incrementando las alertas de expertos, científicos y gurús (de los que aciertan) sobre las implicaciones que traerá la extensión de la inteligencia artificial. Como Elon Musk, que se ha hecho de oro adivinando por dónde venía el futuro con empresas y servicios como PayPal, Tesla o Space X. Tan convencido está que apuesta por fundir humanos y máquinas: «En cuatro o cinco años los humanos seremos 'ciborgs'», dijo a finales del mes pasado.

También nos lo dice Bill Gates, que se ha puesto al frente de las voces que piden que paguen sus impuestos, tan convencido está de que su presencia será masiva.

Pero ha sido la reflexión lanzada por Stephen Hawking la más llamativa de los últimos tiempos: «Necesitamos un gobierno mundial para evitar que la tecnología nos destruya». Más antigua es otra de sus aseveraciones: «el desarrollo de la inteligencia artificial será el mayor acontecimiento en la historia de nuestra civilización, también el último». Como por otra parte ha vaticinado que la Tierra no nos podrá albergar más de mil años más, está por ver si acabará la humanidad de otra forma.

Lo que es innegable es la creciente importancia de la tecnología inteligente a nuestro alrededor. ¿Y qué decir del dueño de Facebook? Acérrimo defensor de los bots y algoritmos, Mark Zuckerberg también hace unas semanas anunciaba un nuevo automatismo capaz de detectar cuando una persona presenta riesgo de suicidio. Los robots valdrán para todo y es que no hay que visualizarlos como a los célebres R2D2 y C3P0 de 'La guerra de las galaxias' sino que muchos son -y serán invisibles- y habitarán en la nube a la que van a parar las señales que dejamos a través de nuestra pulsera de actividad o en nuestro móvil, por ejemplo.

El caso es que todo lo anterior puede parecer etéreo así que ya hay herramientas que nos meten el dedo en el ojo como esta que acaba de lanzar el diario Financial Times que permite comprobar qué actividades podrán asumir los robots por sectores e incluso afinar con las tareas concretas de cada perfil. Si quieres comprobarlo no tienes más que ir seleccionando opciones aquí (en el primer resultado de la búsqueda).

¿Preocupado? Las noticias sobre desarrollo de robots en todo tipo de ámbitos, incluso en el doméstico, no cesan. El 70% de los empleos sufrirán algún tipo de «impacto» como consecuencia de los robots, aunque solo un 5% o 6% de los puestos se automatizarán completamente, según Jonas Prising, presidente y consejero delegado de ManpowerGroup. La cifra se queda corta para otros expertos, como David Wood, director de la consultora Delta Wisdom: «La robotización amenaza todos los puestos de trabajo; los que no desaparezcan se transformarán o apenas procurarán ingresos».

En cuanto a sus repercusiones concretas hay sectores mucho más vulnerables que otros a corto plazo, como los taxistas. Ya no es solo Uber con sus coches por todas las grandes ciudades del mundo, el coche autónomo está muy cerca (Mercedes anuncia el suyo para dentro de tres años) y parece que la primera aplicación de los mismos será el transporte público. De hecho ya está en pruebas una inciativa en la ciudad canadiense de Innisfil, que ha contratado a Uber para eliminar su sevicio de autobús urbano. El servicio se ha iniciado con conductores humanos, pero...

Los trabajadores que tendrán más difícil su supervivencia en el futuro son aquellos con desempeños más mecanizados o automáticos, tal y como demuestra desde Elgoibar el último proyecto del centro tecnológico IK4 Ideko, cuyo objetivo es desarrollar un nuevo concepto de robots inteligentes, flexibles y seguros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate