El Correo

Las claves para acertar en la compra de una TV

Las claves para acertar en la compra de una televisión
  • Panel, resolución, conectividad, frecuencia de refresco... Descubre qué debes tener en cuenta a la hora de cambiar tu viejo televisor

«Ocupa demasiado espacio», «tiene una pantalla muy pequeña», «la señal no es todo lo buena que debería», «no le puedo conectar un simple USB»... Seguro que a más de uno le suenan estos 'sólidos' argumentos que nos llevan a decir adiós a una 'compañera de viaje inseparable' en nuestro hogar: la televisión. Sí, toca cambio. Por fin. Ya era hora tras 10 largos años mirando a esa caja tonta que, para muchos, se ha convertido en el electrodoméstico más importante del hogar. Y sin casi. Con todo, en semejante tesitura, es habitual que las dudas llamen a nuestra puerta. ¿Por cuál me decanto? ¿En qué debo fijarme al adquirir una? ¿Se me quedará anticuada pronto? Dar respuesta a estas cuestiones no es fácil. Por ello, te ofrecemos una serie de consejos y recomendaciones a tener en cuenta.

Uso (y disfrute)

Requisito siempre imprescindible... pero que a menudo pasa totalmente desapercibido. Demasiado. Y es que a la hora de optar por una u otra opción es fundamental valorar qué utilidad vamos a darle al televisor. ¿Vamos a visualizar series, películas y todo tipo de eventos deportivos en nuestro salón? ¿O, en cambio, lo necesitamos para que haga de monitor y podamos disfrutar de nuestros videojuegos en nuestra habitación? ¿Es esencial un TV que supere las 40 pulgadas? Tener presente estos aspectos resulta esencial. Lógicamente, siempre que se ajusten a nuestras posibilidades económicas que, no lo olvidemos, es 'el requisito' desde el que partimos.

Tecnología del panel

En el ámbito del hogar, la tecnología ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años, algo de lo que puede dar buena cuenta el panel de nuestro televisor. Hoy por hoy, suena fuerte -está de moda- el OLED, una tecnología que cuenta con multitud de ventajas. «Es la que mejor calidad de imagen nos puede dar gracias a los millones de diodos que forman el panel y que generan una mejor respuesta en brillo y gama de color. Y, muy importante, en ahorro energético», explica Diego Martínez, responsable de Producto Técnico en Fnac Donostia. Eso sí, el proceso de fabricación de esta tecnología es más caro, por lo que no es apto para todos los bolsillos.

Entonces, ¿LCD LED o plasma? Diego Martínez lo tiene claro: «El LCD LED es el más habitual en el mercado a día de hoy. Esta tecnología utiliza un cristal líquido iluminado por LED, que es lo que nos permite ver la imagen. Es una opción más que recomendable en términos de relación calidad/precio».

El plasma, en cambio, está casi desaparecido. El resultado a nivel de imagen era muy bueno, ya que «destacaba por tener una gran naturalidad y representación del color. Eso sí, debido a sus mayores costes de producción y distribución y precio final al consumidor, se impuso la tecnología LED», añade.

Resolución

La resolución indica la densidad de puntos del panel: a más puntos, mayor definición. Hoy en día, se ha estandarizado la resolución Full HD (1920x1080 píxeles), tanto que se utiliza habitualmente para películas y videojuegos. Hay incluso algunos canales de TV que han optado por emitir en esta resolución.

Por otro lado, tenemos el famoso 4K, la crème de la crème para muchos. Hace un par de años esta tecnología conllevaba un incremento de precios desorbitado, aunque hoy en día ya se ha situado al nivel de un consumidor medio. «El 4K nos da cuatro veces la resolución de un Full HD. La definición es muy apreciable a primera vista y, sobre todo, influye en la distancia de visionado, explica Diego-. De esta manera, con el 4K no tendremos tanto problema al situarnos más cerca de la TV en nuestro salón. ¿La razón? No apreciaremos los píxeles, algo que sí ocurre con un Full HD». Muchos de los televisores del mercado actual ya incluyen esta resolución.

Conectividad

Contar con una generosa cantidad de puertos USB y HDMI resulta esencial para sacarle el máximo partido a nuestro televisor. Sin embargo, es un apartado al que muchos usuarios no dan apenas trascendencia, un error del que uno a menudo se arrepiente a medio plazo. Además, no importa sólo la cantidad, sino la 'calidad' de los mismos. Es el caso de los puertos HDMI, ya que conviene que estos sean compatibles con la versión 1.4 para asegurarnos una mejor transferencia de datos.

La conectividad con internet también hay que tenerla muy presente. «Debemos esperar que el televisor cuente con un puerto Ethernet Gigabit y WiFi AC. Esto último es especialmente importante, habida cuenta del uso actual de internet y la reproducción en streaming. Lo básico es que la conexión sea fluida, de forma que ofrezca la mejor calidad posible», indica Diego Martínez. Si contamos, además, con conexiones por componentes, RCA y euroconector, cubriremos las necesidades más habituales de los dispositivos antiguos.

Frecuencia del refresco

Se trata de una característica muy a tener en cuenta, ya que tiene su reflejo en la calidad y visualización de la imagen. Medida en herzios, hace referencia a las veces que se refresca la imagen por segundo. Lógicamente, a mayor tasa más fluidez de imagen... pero con excepciones. «Sólo existen tres tasas de refresco: 50 Hz, 100 Hz y 200 Hz. Aunque las marcas nos especifiquen en sus características tasas más altas, éstas están alteradas por medio de software. Por ello, cuando veamos tasas de refresco de 400 Hz y 500 Hz debemos tener claro que no son herzios reales», explica el responsable de Producto Técnico de Fnac Donostia.

SmartTV

Hace tiempo que el televisor ha dejado de ser una mera caja tonta con una serie básica de canales. Y es que la conexión a internet le ha abierto un mundo de posibilidades. Un reflejo inmejorable de ello son los SmartTV, un complemento siempre importante a la hora de adquirir una TV, pero no decisivo. En sus SmartTV cada marca incorpora un sistema operativo diferente (Android TV, Web OS, etc.), con una serie de aplicaciones que complementan la experiencia de usuario. Eso sí, en comparación (y a diferencia) que en los móviles, disponen aún de un ecosistema reducido y con un sistema de manejo no muy intuitivo en algunos casos.

Para Diego Martínez, «debemos tener en cuenta la utilidad que le queremos dar. Y, si en este uso está la carga de aplicaciones o alguna plataforma de 'Video On Demand' (Netflix, Yomvi, Wuaki, etc.), ésta debe funcionar de manera fluida. Lo mejor para esto es dirigirse a la tienda y probar». Y es que lo importante es que cada sistema operativo tenga una buena gama de aplicaciones compatibles, que éstas sean rápidas y que no se cuelguen.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate