El Correo

Innova

Prisión para un japonés por fabricar dos pistolas con una impresora 3D

Una pistola fabricada con una impresora 3D.
Una pistola fabricada con una impresora 3D. / Archivo
  • Tras su detención el pasado mayo a las afueras de Tokio, Yoshitomo Imura, empleado de una universidad, reconoció los hechos, y dijo no saber que sus actos eran ilegales

Un japonés de 28 años ha sido condenado este lunes a una pena de dos años de cárcel por fabricar en su casa dos pistolas con una impresora 3D. Tras su detención el pasado mayo a las afueras de Tokio, Yoshitomo Imura, empleado de una universidad, reconoció los hechos, y dijo no saber que sus actos eran ilegales.

Los abogados defendieron este argumento en el juicio, pero el tribunal de Yokohama lo desestimó y calificó de "seria" su responsabilidad penal. Poco antes de su detención, Imura publicó en internet un vídeo que mostraba las armas creadas con su impresora 3D, lo que rápidamente puso en alerta a la policía.

Las impresoras 3D permiten crear objetos en relieve superponiendo capas de plástico u otro material, a partir de los datos de un ordenador. En Japón se venden modelos para el gran público a partir de unos 575 dólares.