El Correo
Una joven consulta su tablet en la playa.
Una joven consulta su tablet en la playa.

Viajar al extranjero con el móvil siempre conectado

  • Utilizar internet en el extranjero con el smartphone o la tableta para consultar el mail, el whatsapp o leer el periódico puede pasarnos factura; te contamos cómo hacerlo sin riesgos ni sorpresas

Pese a la rebaja en el precio del 'roaming' (conexión a través de la red de teléfono y datos de otro país) que acaba de imponer la UE, viajar con el móvil, sobre todo si es un smartphone, sigue suponiendo una grave amenaza para la economía doméstica. Con aplicaciones como WhatsApp, mail o Twitter enviando y recibiendo datos constantemente, las probabilidades de recibir una factura astronómica son bastante altas. Es por eso que antes de viajar al extranjero debemos pensar qué queremos hacer con nuestro teléfono, de manera que podamos evitar una desagradable sorpresa. Algunos (pocos) optarán por dejarlo en casa. Y la gran mayoría, aquellos que sí desean que se acompañe en su viaje. tienen tres opciones: viajar sin datos; con los datos en 'roaming' que ofrece el propio operador o comprar una tarjeta prepago en el país de destino. Veamos pros y contras.

1. Viajar sin datos

De todas las opciones que podemos elegir a la hora de viajar, la de desactivar por completo los datos de nuestro teléfono es la más simple y económica. Podremos seguir conectándonos a internet a través de cualquier WiFi que nos encontremos por ahí (con ciertas precauciones básicas que ya fueron tratadas en este otro artículo), nuestro teléfono no podrá acceder a la red por 3G, de manera que es imposible que acabemos con alguna sorpresa en la factura. Pese a viajar sin datos, nuestro móvil podrá enviar y recibir llamadas y mensajes de texto, aunque se nos aplicarán las tarifas de roaming para voz que tenga fijadas nuestra compañía. Si vamos a elegir está opción y tenemos pensado conectarnos a la red a través de WiFi, recomendamos tener un especial cuidado a la hora de elegir en qué punto WiFi confiamos.

A la hora de desactivar los datos de nuestro teléfono, tenemos dos opciones: desactivar la itinerancia de datos (no tenemos internet en el extranjero, pero si aquí) o desactivar todos los datos (no tenemos internet ni aquí ni en el extranjero). El proceso varía según el sistema operativo, pero sólo hay que seguir unos sencillos pasos:

- iPhone: Ajustes > Datos móviles > Desactivar Itinerancia de datos. Si queremos desactivar por completo los datos tenemos que desactivar “Conexión de datos”.

- Android: Ajustes > Conexiones de red > Más redes > Redes móviles > Desactivar Itinerancia de datos. Si queremos desactivar por completo los datos tenemos que desactivar “Conexión de datos”.

- Windows Phone: Configuración > Red Móvil > Opciones de itinerancia de datos > Desactivar itinerancia. Si queremos desactivar por completo los datos tenemos que desactivar “Conexión de datos”.

2. Viajar con datos

En el caso de querer seguir contando con conexión a internet en el extranjero, podemos optar por dos vías: contratar algún plan de roaming con nuestra operadora y, si nuestro terminal es libre, hacernos con una SIM prepago de alguna operadora del país de destino.

Mirando el precio, queda claro que es mucho más barato hacerse con una SIM prepago con un paquete de datos. Sin embargo, al cambiar de tarjeta también cambiamos de número de teléfono, algo que puede suponer un problema para aquellos que recurren con asiduidad a las llamadas de voz para comunicarse. En ese caso, y pese a obtener menos 'megas' por el mismo precio, lo recomendable es contratar un plan de Roaming con nuestra operadora. Lo mismo ocurre para aquellas personas cuyo smartphone no sea libre, algo menos común en los últimos años puesto que cada vez son más las operadoras que venden terminales libres (pese a estar ligados a un contrato o ir personalizados con el lobo de la operadora) y los usuarios que adquieren sus teléfonos en grandes superficies.

Si no nos importa cambiar de número por unos pocos días, obtendremos un precio mucho mejor en el apartado de datos, aunque las llamadas (si las vamos a realizar a España) tendrán un coste similar. De esta forma podremos seguir accediendo a aplicaciones como Whatsapp (la cual podremos seguir utilizando con nuestro numero 'español' pese a usar otra tarjeta), Twitter, Instagram, Facebook o Mapas desde cualquier lugar sin importar si tenemos Wifi o no. Algo que puede ser de gran utilidad cuando estamos haciendo turismo y queremos ubicarnos o encontrar algún lugar donde cenar.

Nos decidamos por el método que nos decidamos (roaming o por una tarjeta prepago en el país de destino) hay una serie de acciones que son recomendables que realicemos a través de WiFi, puesto que su consumo de datos es excesivo. En 3G no es recomendable ver o descargar vídeos y música, instalar apps, descargar periódicos a través de aplicaciones como Kiosko y más, realizar videollamadas o descargar guías turísticas interactivas. Sin embargo, sí podemos enviar y recibir mensajes en Whatsapp (cuidado con los vídeos), publicar tuits, escribir en nuestro muro de Facebook, consultar nuestro correo electrónico (teniendo cuidado con los archivos adjuntos) y en general navegar por la red siempre y cuando no nos de por acceder a material multimedia.