Los taxistas de Bilbao deberán esperar a que las clientas entren en el portal

La nueva normativa refuerza la lucha contra las agresiones machistas./
La nueva normativa refuerza la lucha contra las agresiones machistas.

La nueva normativa del sector lo recogerá como un derecho del viajero. «Ahora ya lo hacíamos por conciencia», dicen los profesionales

Eva Molano
EVA MOLANO

La seguridad de las mujeres gana terreno en el transporte por carretera en Bizkaia. Primero Bilbobus introdujo las paradas intermedias en el Gautxori -empezarán a funcionar este mismo verano- y ahora serán los taxis, el medio de transporte más solicitado por numerosas bilbaínas que vuelven solas a casa de noche, los que harán un esfuerzo especial para minimizar el riesgo de agresiones machistas. O de cualquier otro tipo. Todos los viajeros que llamen a un taxi en la capital vizcaína tendrán derecho a que el profesional les deje en cerca de su casa y vigile hasta que hayan entrado por la puerta del portal para evitar riesgos a su integridad física, independientemente de la hora.

Así quedará recogido en el nuevo reglamento del sector que aprobará el Ayuntamiento en el próximo pleno: regula una asistencia que ya realizaban estos profesionales de forma voluntaria, pero que ahora se convierte en obligatoria si los clientes así lo solicitan. Se trata de una norma que persigue «la excelencia» de este servicio público, según el concejal del área de Movilidad y Sostenibilidad, Alfonso Gil. La iniciativa pretende «garantizar la seguridad de las personas» y, aunque está especialmente pensada para las mujeres, también beneficiará a otros colectivos a los que la ordenanza «mima» en otros aspectos: las personas con movilidad reducida, los mayores, los invidentes, las acompañadas por niños... «Un servicio que los profesionales ya prestaban en horas intempestivas o si veían que el cliente era vulnerable, se pone por escrito y se convierte en un 'derecho' para ofrecer ese plus de calidad», abundó Gil.

La propuesta es una de las cuatro sugeridas por Ganemos-Goazen Bilbao. Su portavoz, Samir Lahdou, se reunió ayer con Gil y con los representantes del sector en Bilbao, que estos días ultiman el reglamento que sustituirá al que entró en vigor en 2014. La formación también ha conseguido que se incorpore otro derecho: el de bajar del automóvil cuando los usuarios lo soliciten, siempre que ello no obstaculice el tráfico. «Son medidas evidentes, pero si no aparecen en la ordenanza, la Guardia Urbana puede llamar la atención e incluso multar al colectivo de taxistas por pararse en un lugar no habilitado a tal efecto», precisó Lahdou, que pretende que el taxi conserve su esencia como «servicio público cómodo y accesible».

Borja Musons, el presidente de Radio Taxi, la asociación más numerosa, y de la federación vasca, también ve con buenos ojos la iniciativa: «Muchos profesionales ya lo hacíamos por conciencia, por corazón y porque estamos muy sensibilizados con el tema, pero que yo sepa, es la primera vez que se va a plasmar por escrito como un derecho en una ordenanza municipal».

«Hay que permitir que paren en cualquier sitio sin molestar» Samir Lahdou (Goazen)

Recordó que Radio Taxi ya lanzó a principios de año una campaña para que los pasajeros solicitaran este servicio y envió a sus asociados una circular interna recomendándolo. Por su parte, Alaitz Argandoña, secretaria de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao, se sumó a los elogios que ha recibido la iniciativa. «Las mujeres usamos el taxi principalmente por motivos de seguridad y este derecho es una garantía adicional».

EN SU CONTEXTO

774
son las licencias de taxi que existen en Bilbao. La mayoría están agrupadas en las asociaciones Radio Taxi y Tele Taxi. En 2030, toda la flota será «verde»: no contaminará.
Más derechos
La ordenanza que aprobará el pleno regula otra serie de derechos para los viajeros: ser tratados adecuadamente, elegir el trayecto que prefieran... Si hay varias llamadas a la vez, las personas con movilidad reducida tendrán prioridad.

Mascotas a debate

Los taxistas aprueban la mayor parte de las 35 modificaciones que ha presentado la oposición porque «mejoran el texto final». EH Bildu ha logrado que se acepte, por ejemplo, que estén obligados a atender con delicadeza a los viajeros con carros o en sillas de ruedas: ayudarles a plegar estos elementos, a montar y a anclarles en el vehículo, así como a salir de ellos. «Algo que nos pedían las asociaciones de personas con diversidad funcional», explica el edil Bruno Zubizarreta. Además, habrá el número de taxis adaptados que exige la ley.

«Se mejora la calidad y el servicio a mayores y a otros colectivos» Alfonso Gil (PSE)

La normativa también aborda las conductas incívicas de los usuarios: los que originen daños por causas injustificadas o intencionadas pagarán los gastos. Se han llegado a dar casos de jóvenes que se han orinado y defecado en el taxi para hacer la gracia delante de sus amigos. Gil se reunirá hoy con UdalBerri, que reclama la posibilidad de transportar mascotas, algo que hay que regular «con cautela», según los profesionales del volante. «Una vez nos pidieron un coche para eso y, cuando llegó, resulta que era un tío del circo con tres tigres pequeños», cuenta Musons. Los taxistas, eso sí, no pueden negarse a transportar perros guía, independientemente de su tamaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos