«He subido las escaleras corriendo al ver que se inundaba el bar»

Imagen de Muxika inundado./
Imagen de Muxika inundado.

Consuelo, una vecina de Muxika de 58 años, tuvo que correr al primer piso para escapar del agua, que invadió su local

MARTÍN IBARROLA

Consuelo, una vecina de Muxika de 58 años, tuvo que correr al primer piso para escapar de la riada. Hacia las siete y media de este jueves, el agua invadió su local, el Bar Galtzada, y apenas le dio tiempo a bajar la persiana y colocar algunas sillas sobre las mesas. «He subido las escaleras a todo correr al ver que se inundaba todo. Aquí estoy segura, pero ahora me da miedo bajar». A la regente de la taberna le sorprendía la virulencia con la que había crecido el río y observaba un escenario insólito desde el balcón. «Hay tres coches en la carretera. Ha pasado menos de una hora y ya solo puedo ver el techo de los vehículos».

Muxika fue sin duda uno de los municipios más hostigados por el chubasco que ensombreció Urdaibai y engordó el caudal de sus ríos. «No recuerdo tanta agua desde las grandes inundaciones». Lo primero que hizo Consuelo fue llamar al seguro, que en principio sí cubrirá los posibles daños. «Es mogollón de agua», repetía asombrada. No muy lejos, en lo alto de la loma de Berroja, José Luis vivía un escenario radicalmente opuesto. Dueño de la bodega local, solo se dio cuenta del aguacero que asolaba el municipio cuando salió a reponer la leña para su fuego bajo. «Había entrado un poco de agua en la entrada que he limpiado con una fregona. Es verdad que ha caído bastante lluvia». Su ubicación privilegiada, «con vistas a Urdaibai», le permitió ignorar por completo las inundaciones. «En el cruce de abajo se juntan las aguas de muchos ríos y arroyos. Al final, estos pequeños desastres son parte del ecosistemas de Urdaibai».

Más información

Un empleado de Maier confirmaba que, poco antes del relevo de las diez de la noche, el río se había desbordado a la altura del barrio de Txaporta. «Nos han comentado que deberíamos subir hacia Ajangiz porque la parte del Eroski está inundada». Los vídeos que circulaban por redes mostraban un Gernika pasado por agua y con los patos nadando a toda velocidad corriente abajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos