La subida a Artxanda fija una nueva meta solidaria

Presentación del cartel conmemorativo de la próxima subida a Artxanda. / E. C.

EL CORREO organiza el próximo domingo 22 la octava edición de esta marcha popular, cuya recaudación se destinará a Futubide y Aspace

MARTÍN IBARROLA

Ya va siendo hora de desempolvar las botas, sacar las prendas deportivas del armario y encontrar una buena makila de monte. El domingo 22 de octubre, EL CORREO organiza la tradicional subida a Artxanda, una marcha a pie que este año cumplirá su octava edición entre familias, amigos y deportistas. El cupo de inscripciones será de 8.000 participantes, de los cuales 5.000 ya se han apuntado, y los dos euros y medio que paguen estarán destinados a las entidades Futubide y Aspace.

Los ocho kilómetros y medio de caminata duran en torno a dos o tres horas y plantean un desnivel de 251 metros. El itinerario comenzará y terminará en El Arenal bilbaíno, tras atravesar el Casco Viejo, subir la calzada de Mallona, cruzar el parque Etxebarria, continuar por la basílica de Begoña, alcanzar el camino Landeta y coronar el mirador de Artxanda -donde se instalará un avituallamiento-. El camino de bajada estará señalizada por las pistas de tierra y el paseo de Uribitarte. Los organizadores explicaron ayer que más del 50% del recorrido estará compuesto por zonas verdes.

La marcha, financiada por el Ayuntamiento de Bilbao, La Caixa, Vueling, Eroski y organizada con la colaboración de Protección Civil, Coca Cola, La Montañera y DYA, se ha convertido en «un cita consolidada entre los deportistas», como remarcó Oihane Agirregoitia, edil de Juventud y Deporte del Consistorio. «Estamos muy acostumbrados a que los eventos deportivos los ganen tres personas. En esta marcha popular ganaremos todos», defendía Juan Mari del Hoyo, presidente de La Montañera y uno de los encargados de trazar el itinerario. Los fondos recaudados con el evento deportivo estarán destinados a dos asociaciones conocidas por su compromiso con los discapacitados, Futubide y Aspace.

Hace 25 años un grupo de padres de personas con discapacidad intelectual se preguntaron qué pasaría cuando ellos faltaran. Esa angustia motivó a Gorabide a constituir Futubide, una fundación que cuida de los hijos con dificultades mentales cuando sus familias ya no pueden hacerse cargo de ellos. Aspace recibirá la otra mitad de los fondos recaudados. La asociación vela por las personas con parálisis cerebral, una afección que aflige a 2 de cada 1.000 recién nacidos en España. En Bizkaia, Aspace atiende a más de 400 personas, lo que supone un presupuesto anual de unos 9 millones de euros y la labor de dos centenares de profesionales.

Fotos

Vídeos