Más de 350 evidencias biológicas para analizar

Los dos acusados se habían fugado de centros forales que, en todo caso, no son de régimen cerrado. /Ignacio Pérez
Los dos acusados se habían fugado de centros forales que, en todo caso, no son de régimen cerrado. / Ignacio Pérez

Entre otras se han encontrado algunas gotas de sangre que podrían pertenecer a personas diferentes a las víctimas

AINHOA DE LAS HERAS y DAVID S. OLABARRI

La Ertzaintza continúa el recuento de los objetos que los dos ladrones pudieron haber sustraído al matrimonio octogenario -él, trabajador jubilado y ella, ama de casa- antes de escapar dejándoles sin vida.

En la vivienda donde se produjo el doble asesinato, los especialistas recogieron unas 350 evidencias genéticas que están siendo analizadas en estos momentos por el Laboratorio de la Policía Científica de la Ertzaintza. La exhaustiva inspección ocular se prolongó el jueves por la tarde y el viernes. En este tiempo, el domicilio estuvo precintado y tomado por los funcionarios para evitar cualquier contaminación de la escena. Entre otras se han encontrado algunas gotas de sangre que podrían pertenecer a personas diferentes a las víctimas. A partir de ahora los especialistas tratarán de cotejar si corresponden a alguno de los detenidos.

Más información

Los investigadores pidieron un oficio judicial para obtener la necroreseña de los fallecidos. De esa manera fue posible descartar sus huellas dactilares en el interior del domicilio y determinar la existencia de otras distintas. También tomaron muestras de ADN y huellas de calzado de las víctimas con la misma intención.

Uno de los detenidos cuenta con antecedentes en la Ertzaintza por delitos contra la Administración de Justicia, como quebrantamientos de medida cautelar, requisitorias, obstrucción a la Justicia y simulación de delito. El otro ha sido imputado por delitos contra el patrimonio como hurtos, usurpación, daños, robos con violencia e intimidación y extorsión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos