El Correo

61 años de cárcel para la mujer que incendió una residencia de ancianos en Zaragoza

  • Hubo nueve fallecidos y otras nueve personas resultaron intoxicadas, en un incidente cuya autora ya fue juzgada en 2013 por apuñalar a su marido

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a 61 años de prisión a la mujer que provocó un incendio en la residencia Santa Fe de la capital aragonesa en el que fallecieron nueve ancianos y resultaron heridos otros nueve internos.

El tribunal responsabiliza a María del Carmen Alejandre de un delito de incendio, de nueve delitos de homicidio y de otros nueve de lesiones y le condena, además, a indemnizar a las familias de las víctimas y a los afectados con sumas que se sitúan en torno a los 400.000 euros, así como otros 70.000 por los daños materiales causados.

La sentencia absuelve al Gobierno aragonés y a la aseguradora Mapfre como responsables civiles subsidiarios en el pago de las indemnizaciones impuestas. Y respecto al pago de las indemnizaciones, la Audiencia responsabiliza directamente a la jefatura de la residencia, donde estaba ingresada la acusada y subsidiaria a la aseguradora FIACT hasta un total de 300.000 euros.

En su sentencia, de acuerdo con el veredicto del jurado popular que juzgó a la procesada, el tribunal destaca que sobre las 23.30 horas del 11 de junio de 2015 la mujer, de 64 años, prendió fuego intencionadamente a un colchón para originar un incendio y expresar así su malestar por su ingreso en la residencia.

Lo hizo con clara conciencia

Considera, además, que la mujer era "consciente" en el momento de originar el fuego de que la mayoría de los residentes dormían y de que varios de ellos estaban incapacitados para moverse.

El tribunal descarta cualquier otra hipótesis alternativa al incendio intencionado del que responsabilizó el jurado a la acusada, que, a tenor de los testimonios de los testigos, se desentendió del incendio y se sentó en un columpio del jardín exterior para ver como ardía la residencia.

A tenor de los informes periciales, el tribunal aprecia que la acusada "actuó con clara conciencia de que prendía fuego y con cabal conocimiento del riesgo que ello implicaba para las personas residentes, pues no se olvide que la causante del incendio residía en ese edificio desde 2014".

Señala la sentencia, asimismo, que la acusada era "clara sabedora" de que se trataba de un edificio con residentes y que podía originar el resultado que finalmente se produjo.

Antecedente penal

La Audiencia de Zaragoza aplica una agravante de reincidencia a la hora de imponer la pena por los delitos de lesiones ya que en 2013 fue juzgada por clavar un puñal a su marido, e incapacitada posteriormente.

Por esta razón, el tribunal aplica para el conjunto de las penas impuestas una atenuante de alteración psíquica a la acusada, con antecedentes psiquiátricos vinculados al consumo del alcohol.

Además, el tribunal incide en la responsabilidad de los gestores de la residencia en los hechos ya que carecía de sistemas detectores de humo, los trabajadores no tenían formación para actuar en caso de incendio y los residentes impedidos se alojaban en plantas superiores a pesar de no poder hacerlo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate