El Correo
Cómo cambia el rostro a medida que envejecemos
/ AFP

Cómo cambia el rostro a medida que envejecemos

  • Congreso Mundial de Medicina Estética y Antiaging

  • A los 30 aparecen las primeras arrugas, a los 40 se marcan las líneas dinámicas y a los 55, sobre todo en mujeres, se pierde el volumen

Los primeros signos visibles del envejecimiento comienzan a partir de los 30 años, cuando aparecen las arrugas del entrecejo y las patas de gallo. “La flacidez, las arrugas y las atrofias de las partes blandas con daño solar conforman la trilogía del envejecimiento facial a partir de los 30 años, aunque los signos van apareciendo de forma diferente en cada persona”, dice el doctor Lakhdar Belhaouari, miembro de la Sociedad Francesa de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética durante el 13º Congreso Mundial de Medicina Estética y Antiaging (AMWC) celebrado en Montecarlo. “Pero las ojeras pueden aparecer antes, a partir de los 20 años, sobre todo por hipotrofia de la grasa”.

A los 30 años comienzan a manifestarse “los signos del fotoenvejecimiento temprano y pueden verse poros abiertos y señales de acné cicatrizado”, afirma el doctor Francisco Ortiz, director médico de las Clínicas Médico-Estéticas Teknobell de Sevilla. Sin embargo, los cambios comienzan a notarse más a partir de los 40 años cuando comienzan a marcarse las arrugas dinámicas, producto de la gestualidad, localizadas en la zona de los ojos, la frente y el entrecejo. También pueden aparecer manchas en la piel (léntigos) y “se empieza a notar la pérdida de volumen y estructura en el tercio medio de la cara”, dice el doctor Ortiz.

El siguiente paso en el envejecimiento del rostro sucede a partir de los 55 años, sobre todo en las mujeres con menopausia. Al disminuir el espesor y número de células de la dermis y la epidermis, como consecuencia de los cambios hormonales, se pierde hidratación y elasticidad. “El envejecimiento facial se acelera por la pérdida de grasa subcutánea y la reabsorción ósea, y se pierde volumen en áreas concretas como los pómulos o surcos nasogenianos”, mantiene el doctor Ortiz.

Para disimular las arrugas existen tratamientos con toxina botulínica o ácido hialurónico, pero recuerde que “pese a que hay personas que quieren aparentar varios años menos, debemos siempre conservar la belleza emocional del rostro”, concluye el doctor Belhaouari.