El Correo

La receta electrónica no vale fuera de Euskadi. ¿Cómo compro las medicinas estas vacaciones?

La receta electrónica no vale fuera de Euskadi. ¿Cómo compro las medicinas estas vacaciones?
  • Osakidetza da una serie de consejos para que los enfermos crónicos que se vayan a desplazar durante el verano no tengan problemas para conseguir sus fármacos

Llega el verano y es hora de pensar qué metemos en la maleta para las vacaciones. Ropa fresquita, ese libro voluminoso que no hemos tenido arrestos de empezar por falta de tiempo, guías de viaje, repelente para los mosquitos, quizá la colchoneta hinchable de los peques, crema solar... Aunque todo nos parezca imprescindible, lo cierto es que prácticamente cualquier cosa que nos podamos olvidar puede ser comprada sin problemas en nuestro lugar de vacaciones. Pero hay algo cuyo olvido sí puede ponernos en un aprieto si salimos fuera de Euskadi: los medicamentos prescritos por nuestro médico, que aparecen recogidos en nuestra tarjeta sanitaria en caso de dolencias crónicas. Aunque la receta electrónica que permite retirar los fármacos recetados con la tarjeta sanitaria -sin papel alguno- es una realidad en toda España, de momento no sirve de nada a los ciudadanos vascos fuera de las fronteras de Euskadi, ya que el País Vasco todavía no se ha 'conectado' a las primeras comunidades autónomas que ya forman parte de la incipiente red estatal: La Rioja, Aragón, Galicia, Navarra, Valencia, Extremadura y Canarias. Según Osakidetza, el 62% de las recetas vascas se dispensan en farmacias de comunidades que aún no están en la red.

Así que, este verano, quienes salgan fuera deberán tenerlo en cuenta y solucionar el problema de su medicación antes de marcharse, porque la opción de acaparar fármacos y llevarlos encima no es aconsejable para estancias prolongadas: se acaban tirando muchas medicinas -se llevan más de las necesarias- y sus condiciones de conservación suelen dejar mucho que desear.

En esta situación se encuentran miles de personas: se estima que 258.000 residentes en la comunidad autónoma toman de seis a diez medicamentos diarios para tratar sus dolencias y casi 3.000 ingieren más de una veintena. Por lo tanto, deben tener la garantía de que van a disponer de su arsenal. Sobre todo, porque algunos fármacos podrían conseguirlos sin receta -pagándolo en su totalidad, claro-, pero otros ni siquiera así.

Según fuentes de Osakidetza, «está previsto que, para finales de año, cualquier ciudadano vasco pueda retirar su medicación en aquellas comunidades que tengan implantada la receta electrónica interoperable». Este hecho, que parece tan simple en plena era de las telecomunicaciones, presenta numerosos escollos tecnológicos y económicos, de ahí la lenta implantación de un sistema común a todo el país para que las recetas de las distintas comunidades valgan para todo el territorio. A esta iniciativa, que arrancó en 2009 y que, en principio, iba a culminar en dos años, todavía le falta mucho para extenderse por la totalidad del país, ya que hasta ahora la incorporación de comunidades se ha ido realizando a cuentagotas.

Por eso, para quienes tengan que salir en los próximos meses y estén sujetos a tratamientos para enfermedades crónicas, Osakidetza ofrece una serie de pautas que les ahorrarán quebraderos de cabeza a la hora de hacerse con sus medicinas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate