La masiva demanda de la vacuna contra la meningitis B desborda las farmacias vascas

Imagen de la caja del 'Bexsero', la vacuna contra la meningitis B./
Imagen de la caja del 'Bexsero', la vacuna contra la meningitis B.

Las listas de espera y la falta de existencias se han convertido en la tónica habitual de los establecimientos desde que comenzó a dispensarse el medicamento el pasado 1 de octubre

IÑIGO CRESPO

Listas de espera, existencias agotadas y cierto desabastecimiento han sido las escenas que más se han repetido en las farmacias de toda España desde que el pasado 1 de octubre llegara a sus mostradores la vacuna contra la meningitis B. En Euskadi, pese a que la tendencia se ha moderado en las últimas fechas, en parte por los mensajes lanzados desde el departamento de Salud y las instituciones farmacéuticas, los establecimientos no logran cubrir la desmesurada demanda que se ha registrado desde que comenzó a dispensarse el producto, comercializado bajo el nombre de 'Bexsero'.

Los encargos -muchas veces infundados- de la vacuna contra la meningitis B han sobrepasado a las farmacias de todas las comunidades autónomas, e incluso en algunas de ellas, como en Galicia y Castilla y León, sus vecinos han decidido acudir a otros países -en este caso Portugal- para obtener el producto. La sostenida alarma social que se ha generado en torno a un medicamento que no es nuevo, sino que hasta octubre estaba restringido a uso hospitalario, ha despertado cierta extrañeza entre los expertos.

«El asunto se desmadró un poco. No es un problema de salud pública. No había motivo alguno para que se creara una demanda de locos para la vacuna», reconoce Juan del Arco, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia. Es cierto que algunos pediatras recomiendan su adquisición y uso, pero Del Arco insta a actuar con mesura y responsabilidad. «Nosotros ya recomendamos que se tenga un poco de paciencia. No hay motivo para vacunarse ya, porque por otra parte el meningococo B tiene un riesgo de contagio bajísimo», explica.

Pero más allá del hecho de adquirir el 'Bexsero', el responsable del Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia recuerda que debe mantenerse un seguimiento, ya que las personas adultas (hasta 50 años) precisan de dos dosis en un periodo de entre uno y dos meses y los niños más pequeños, de hasta tres. Cada vacuna tiene un precio de 106 euros, y el riesgo de no dar continuidad al tratamiento es todavía difuso. «Si te pones la primera y no la segunda, generas un problema. No sabemos si pasado un tiempo puedes ponerte la segunda con normalidad o debes empezar de nuevo. Y no podemos permitir que crezca ese número de casos», reconoce Del Arco.

«Recomendamos esperar»

Ante la masiva demanda y el desconcierto generalizado, el Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia aconseja dejar que pase cierto tiempo hasta que la situación se normalice. «Lo que estamos recomendando es esperar un poco a quienes decidan vacunarse, porque parece razonable hacerlo, pero hay que tener en cuenta que el riesgo de contagio es muy bajo», expone Del Arco.

Por su lado, Novartis, la empresa fabricante del 'Bexsero', ha reconocido que tardará en poder responder a toda la demanda, pero que sopesa aumentar la producción. Para entonces, sin embargo, es probable que las solicitudes hayan descendido de forma considerable. De hecho, el departamento de Salud ha advertido de que la vacuna no está recomendada para vacunación individual a toda la población infantil y de ahí que no esté incluida en ningún calendario vacunal de ninguna comunidad autónoma ni en ningún país europeo, a excepción del Reino Unido.

El Gobierno vasco respondió así a las críticas del sindicato ELA , que denunció que «la falta de criterio de Osakidetza sobre la vacuna de la meningitis B» estaba produciendo «desconcierto» entre los profesionales sanitarios y «frustración» y «enfado» entre las familias vascas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos