El Correo

El fiscal sugirió «medidas» contra el profesor investigado por abusos, pero Educación «las desechó»

El fiscal, Josu Izaguirre, durante su comparecencia en la comisión de Educación del Parlamento.
El fiscal, Josu Izaguirre, durante su comparecencia en la comisión de Educación del Parlamento. / ROBERTO ARNAIZ
  • Josu Izaguirre comparece en el Parlamento para desmontar de nuevo la versión del Gobierno vasco acerca del polémico caso de presuntos abusos sexuales en varios colegios de Vitoria

El fiscal jefe de Álava, Josu Izaguirre, ha vuelto a negar hoy que indicara a la delegada de Educación en la provincia, Blanca Guerrero, que «no había caso» contra el profesor de Educación Infantil investigado por presuntos abusos a niños de 3 y 5 años en Vitoria, como afirmó ésta durante su comparecencia el 25 de noviembre en el Parlamento vasco. El Ministerio Público ha subrayado que en la fecha en que se mantuvo la reunión, el 20 de octubre de 2014, «había una investigación en curso, que siguió adelante y derivó en una denuncia contra la persona investigada», ha insistido Izaguirre, que ha acudido en compañía de la fiscal de Menores, Carmen Cotelo.

Izaguirre ha comparecido en la comisión de Educación de la Cámara de Vitoria, a petición del PSE y UPyD. Ambas formaciones habían reclamado su presencia para que explicara los contactos mantenidos con la Delegación de Educación e intentar aclarar las «contradicciones» que se han registrado en público entre la versión ofrecida por el Gobierno vasco y la del Ministerio Público en torno a este asunto. El fiscal jefe ha recordado que la reunión se produjo a instancia de la Fiscalía Provincial de Álava con el propósito de trasladar a la delegada su «preocupación» por la situación creada y «ofrecer nuestra máxima colaboración» al respecto. La Fiscalía ha actuado en este caso siempre movida por la «buena fe», ha sostenido.

En este sentido, Izaguirre ha apuntado que, durante el encuentro, la delegada no le planteó de forma «directa o indirecta» la «necesidad u oportunidad» de adoptar medidas cautelares sobre el profesor investigado y, en consecuencia, tampoco él propuso hacerlo, puesto que la Fiscalía, ha recordado, carece de potestad para ello. «Por el tono de la conversación, deduje que no había intención de adoptar medida alguna al respecto», ha insistido. «A pesar de ello, me permití sugerir que se podrían adoptar otra serie de medidas menos traumáticas que, respetando los derechos de la persona investigada, podrían suponer un alivio para la situación de tensión que se estaba viviendo en el ámbito educativo afectado y sobre todo por parte de los menores y sus familias», ha recalcado.

Dicha sugerencia fue «desechada» por la delegada, ha afirmado Izaguirre, que ha evitado precisar las medidas que planteó. Esta afirmación contrasta con la versión ofrecida a finales de noviembre por Guerrero, que volvió a negar en el Parlamento vasco que el fiscal le informara en la reunión de que se investigaba al maestro y afirmó que ella «directamente» preguntó al fiscal si se debía «tomar alguna medida concreta» con respecto al profesor. De forma paralela, el fiscal ha subrayado que Guerrero tampoco solicitó que se comunicara a la consejería de Educación «el resultado de la investigación en marcha a los efectos oportunos».