El Correo

El Parlamento vasco aboga por situar la Religión fuera del horario escolar en Euskadi

Un crucifijo preside el aula de una escuela.
Un crucifijo preside el aula de una escuela. / AP
  • El PSE se alía con la izquierda abertzale y UPyD para exigir que la oferta de la asignatura se reduzca a la mitad en primero de Bachillerato. PNV y PP han votado en contra

El Parlamento vasco ha reiterado hoy su rechazo a la reforma educativa (Lomce). La novedad es que también ha aprovechado para expresar su postura favorable a «una escuela laica que sitúe la Religión fuera del horario escolar», por lo que ha pedido al Departamento de Educación del Gobierno vasco que reduzca el tiempo dedicado a esta asignatura en Bachillerato.

La comisión de Educación celebrada en la Cámara de Vitoria ha aprobado una enmienda transaccional a una iniciativa original de los socialistas, que ha sido acordada por EH Bildu y el PSE-EE y que también ha respaldado UPyD. El PNV y el PP por su parte, han votado en contra.

En el texto aprobado, el Parlamento insta al Departamento de Cristina Uriarte a «corregir» la propuesta de borrador del Decreto de Bachillerato que ha hecho llegar al Consejo Escolar de Euskadi para «adecuar la oferta obligatoria» de Religión a una hora en Primero de Bachillerato. En el citado borrador se establece un mínimo de dos horas para la enseñanza de esta asignatura, que se amplían a cuatro en el horario de referencia, según ha informado la formación socialista.

Sin religión en Bachillerato

También se reclama que la enseñanza de esta asignatura se «retire» del listado de materias específicas de Segundo de Bachillerato, porque este curso "equivalente al antiguo COU, nunca estuvo contemplado en los Acuerdos sobre Enseñanza y Asuntos Culturales entre el Estado y la Santa Sede", por lo que "la mayoría" de las autonomías no ofrece Religión en este nivel educativo.

La aprobación de esta enmienda se produce en pleno debate sobre la conveniencia de enseñar Religión en las aulas. Ayer se conoció el borrador del programa electoral del PSOE, que plantea diversas medidas para consolidar el carácter laico del Estado, entre ellas suprimir de la escuela pública la enseñanza de la Religión.

La propuesta de los socialistas, que ha irritado a la Conferencia Episcopal Española, no ha gustado al Gobierno que la ha tildado de ocurrencia electoral; ni al PP, que recuerda que estudiar Religión es voluntario -aunque ofertarla es obligatorio- y entiende que es un "buen sistema que ha funcionado". Sobre este asunto también se ha pronunciado este miércoles el portavoz adjunto de UPyD y parlamentario vasco, Gorka Maneiro, quien ha propuesto devolver la competencia de Educación al Gobierno central y "avanzar hacia un estado laico sin Religión en las aulas".