El Correo
¿Sabe que ciudad es esta retratada en la noche del 2 de abril de 2012?
¿Sabe que ciudad es esta retratada en la noche del 2 de abril de 2012? / NASA

¿Reconoce esta ciudad?

  • Un astrofísico español lidera un proyecto para identificar las poblaciones que brillan en las más de 300.000 fotos nocturnas tomadas por los astronautas desde la Estación Espacial Internacional

"Madrid es desde el espacio cinco veces más brillante que Berlín", dice Alejandro Sánchez. No es una opinión. Es la constatación de un hecho. En las fotos nocturnas tomadas desde la Estación Espacial Internacional (ISS), la capital de España luce más que ninguna otra ciudad de la Unión Europea. "Somos el país de la UE con mayor gasto en iluminación nocturna por habitante", añade el astrofísico. Dinero tirado al cielo.

Sánchez dirige Cities at Night (Ciudades por la noche), un proyecto internacional de ciencia ciudadana para identificar los núcleos urbanos que resplandecen en las fotos sacadas por los astronautas desde la ISS. La idea se le ocurrió en 2009 y lo puso en marcha en julio con otros colegas de la Universidad Complutense de Madrid, el apoyo expreso de la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Canadiense, y el implícito de Roscosmos y JAXA, agencias rusa y japonesa, respectivamente. Entre los colaboradores, hay desarrolladores, asociaciones, traductores a todos los idiomas posibles y una larga lista de científicos.

Madrid -a la izquierda- y Berlín de noche.

Madrid -a la izquierda- y Berlín de noche. / NASA

El objetivo final de los astrofísicos españoles es convertir todas esas imágenes en material científico para medir la contaminación lumínica, la luz artificial que destinamos a iluminación innecesaria. "En España gastamos en alumbrado público 830 millones de euros al año, el doble que hace cuatro años. Ahora mismo, ese fenómeno se ha frenado porque no hay más dinero", explica el científico. Y Madrid brilla el quintuple que Berlín, aunque España esté sumida en una crisis económica sin precedentes. La contaminación lumínica, además de un derroche e impedir la visión del cielo nocturno, puede alterar nuestro descanso -piense en esa luz que innecesariamente ilumina una ventana- y afectar a los animales. "Niveles muy bajos pueden hacer que las luciérnagas dejen de aparearse".

Los astronautas en Internet

En el verano de 2009, Sánchez trabajaba en una tesis doctoral sobre la formación de galaxias. "Llevaba años interesado en el estudio de la contaminación lumínica y hasta aquel momento había usado siempre imágenes de 'DMSP', un satélite meteorológico del Departamento de Defensa de Estados Unidos". Eran fotos en blanco y negro, y a una resolución de 5 kilómetros por píxel. En agosto de 2009 descubrió la web 'The Gateway to Astronaut Photography of Earth', donde la NASA reúne imágenes de nuestro planeta tomadas por los astronautas. "No sabía que llevaban haciéndolas desde la ISS 2003. Cuando las vi, me di cuenta de su enorme potencial. Tenían una resolución de hasta 10 metros por píxel y eran en color. Se lo dije a mi director de tesis y pusimos a un estudiante a buscar imágenes".

Necesitaban las fotos en formato original -en bruto- para comprobar si podían extraer de ellas información sobre contaminación lumínica. Pidieron unas cuantas a la NASA, se las mandaron y vieron que les servirían. Todo se aceleró cuando los astronautas tuvieron acceso a Internet desde la ISS y empezaron a colgar fotos de Tierra en Twitter y Flickr. Sánchez empezó a trabajar con José Gómez Castaño, experto en sistemas de información geográfica, en un sistema para clasificar las fotos y decidió cambiar de tema de tesis. El año pasado, cuando ya habían empezado a catalogar imágenes a modo de prueba, un científico alemán, Christofer Kyba, le animó a llevar la iniciativa a escala planetaria mediante la ciencia ciudadana.

Se llama así a aquellos proyectos científicos en los que puede participar la gente directamente o cediendo tiempo de proceso de sus ordenadores personales. Cities at Night aprovecha la capacidad humana de distinguir objetos y formas para identificar entornos urbanos a partir de su iluminación nocturna, algo que sería prácticamente imposible de hacer con un ordenador porque consumiría una inmensa potencia de cálculo. El proyecto usa la plataforma Crowdcrafting y para participar en él basta con un ordenador o tableta conectados a Internet; da igual el sistema operativo porque las aplicaciones corren en línea.

Conectarse y 'jugar'

El astrofísico Alejandro Sánchez, en el observatorio de Calar Alto (Almería).

El astrofísico Alejandro Sánchez, en el observatorio de Calar Alto (Almería). / Alejandro Sánchez

Una vez en la web de Cities at Night, el proceso se divide en tres fases, y cada voluntario puede participar en la que quiera. La mas sencilla, Dark Skies (Cielos oscuros), nos pide que decidamos si una imagen corresponde a estrellas, una ciudad u otra cosa, algo para lo que el cerebro humano es la mejor herramienta y que no requiere de ninguna experiencia.

Si se trata de una ciudad, la segunda fase, Lost at Night (Perdido en la noche), consiste en identificarla, algo más fácil siempre para los autóctonos. Para ello, como se sabe sobre qué parte del planeta estaba la ISS cuando se hizo la foto, junto a la imagen se muestra un mapa de la región en la que se encuentra la población, pero la orientación puede no ser la misma. El último paso, una vez que sabemos que es la ciudad X, es Night Cities (Ciudades de noche) y pasa por identificar entre 5 y 10 puntos de la foto con los de un plano de la urbe. Encajar plano y foto es más fácil en grandes conurbaciones que en zonas rurales, y es un proceso tan adictivo como un juego.

"Hay unas 300.000 imágenes nocturnas por catalogar hechas desde la ISS. La NASA está encantada con nosotros ya sólo por el hecho de clasificarlas", indica Sánchez. Cientos de voluntarios han clasificado ya unas 20.000 imágenes y cada vez entra más gente en la web de Cities at Night para colaborar en el proyecto. "A este ritmo, en un año más o menos podríamos estar al día y luego empezaríamos a hacer ciencia con todas esas fotos", explica el astrofísico. Los datos podrían servir a los responsables políticos para tomar medidas y reducir la contaminación lumínica o, lo que es lo mismo, ahorrar millones de euros en el caso español.

"Los astronautas de la Estación Espacial Internacional han puesto imágenes nítidas de la Tierra de noche a disposición de los científicos. Ahora, el público puede ayudar a los científicos a dar a estas imágenes un mejor uso", escribía hace unos días Melissa Gaskill, del Centro Espacial Johnson, en la web de la NASA.

Por cierto, si no lo ha descubierto todavía, la ciudad de la foto que encabeza estas líneas es Bilbao.