El Correo

70.000 coches con más de 20 años no podrían circular por Bizkaia con las restricciones de Barcelona y Madrid

Numerosos vehículos circulan por la bilbaína calle Juan Antonio Zunzunegui.
Numerosos vehículos circulan por la bilbaína calle Juan Antonio Zunzunegui. / Fernando Gómez
  • El 14% de los turismos matriculados en el territorio supera esta edad. Las dos grandes ciudades españolas se han unido a una tendencia global al anunciar que prohibirán el tráfico de los vehículos antiguos para frenar la contaminación

A los 'maduritos' de la carretera se les están poniendo las cosas cuesta arriba. Primero fue el Ayuntamiento de Barcelona con su anuncio de que a los vehículos con más de 20 años se les prohibirá circular por la Ciudad Condal a partir de 2019 por su alto poder contaminante; una medida que, según las estimaciones del Consistorio, afectará al 7% de los coches y al 16% de las furgonetas. Madrid se acaba de apuntar a la 'cruzada' medioambiental al avanzar que para 2025 solo los modelos ecológicos podrán moverse con libertad por la ciudad. Esta cadena de polémicas iniciativas, que según los expertos sólo acaba de empezar, es un aviso para navegantes: hay que ir sustituyendo los vehículos entrados en años por otros más modernos y menos contaminantes. De lo contrario, los conductores y, sobre todo, las empresas con flota propia -los más reacios al cambio- estarán expuestos a todas las limitaciones que las instituciones decidan poner en marcha. ¿A cuántos vehículos afectaría en Bizkaia una medida como la de Barcelona, que de lunes a viernes dejará fuera de juego a los turismos, camiones y furgonetas 'veinteañeros'? Alrededor de 70.000 coches matriculados en el territorio -el 14% del total- han cumplido ya dos décadas, según datos de la Jefatura Provincial de Tráfico correspondientes a 2016. Si se incluye en el paquete motos, furgonetas y camiones, la cifra rondaría los 100.000, un 15% del parque automovilístico vizcaíno. Ese porcentaje supera en tres puntos la media nacional.

Retirar de la circulación esa ingente cantidad de vehículos tendría un impacto tremendo a todos los niveles. La cuestión es si, a día de hoy, esa eventual puede ser una prioridad a corto o medio plazo en Bizkaia. «Los problemas de calidad del aire nunca han alcanzado aquí los niveles de Madrid o Barcelona», donde sufren de tres a cinco episodios al año de alta contaminación -tranquiliza Esther Martí, responsable de la Jefatura de la Dirección General de Tráfico en Bizkaia-, aunque sí es verdad que la tendencia general es a incentivar el cambio del parque móvil». En cuanto al revuelo que ha suscitado el anuncio de estas restricciones, Martí considera que «hay que explicar al ciudadano que siempre van a estar justificadas y que forman parte de un paquete de medidas que conllevan ventajas para los conductores con coches más ecológicos».

Pero la falta de conciencia medioambiental de los conductores no es el principal escollo para la renovación del parque móvil. Lo que más influye a la hora de aguantar con un coche o un camión ya entrado en años es la escasez de dinero de los ciudadanos y sus dificultades para asumir una inversión de ese tipo; máxime si carecen de empleo, o tienen uno eventual o con un salario bajo salario. La edad media de los coches en Bizkaia es de 11,5 años -la del resto de vehículos es de 11,7-, ligeramente inferior a la española (11,8 y 12 años, respectivamente). «Sin embargo, desde 2008 se aprecia un envejecimiento de la edad del vehículo debido a la crisis», admite Martí. De ahí que haya que animar con incentivos la compra de modelos modernos... y desanimar con restricciones a quienes siguen aferrándose a los antiguos.

«Lo que van a hacer en Barcelona y Madrid no son casos aislados. La tendencia es esta. Y no solo a nivel nacional. Es un fenómeno global. En países como Holanda ya ni quieren matricular coches diesel o gasolina, porque apuestan decididamente por los híbridos o los eléctricos», afirma Eli Ceballos, dirigente de la Asociación de Talleres de Automoción de Bizkaia. «Estamos en un momento de total mutación del sector. Tiende a desaparecer la época del diésel, que continuará hasta agotar stock: no quiero decir que en diez o quince años vaya a ir al desguace, pero les van a poner limitaciones, impuestos extra...», avanza. «Mi consejo para alguien que se quiera comprar un coche ahora mismo ,si quiere que le dure, es que opte por un híbrido», indica. «Aunque es verdad que costará, porque la gente aquí en Bizkaia cuida bastante bien de su vehículo y se toma en serio el mantenimiento, quizá por el clima o por las carreteras que hay. Así que, si alguien tiene un coche con diez o quince años en buenas condiciones y que le anda de maravilla, le costará cambiarlo».

Que vienen las pegatinas

Lo que sí ha empezado a hacer la Jefatura Provincial de Tráfico de Bizkaia es iniciar el reparto de unos distintivos que clasificarán a los vehículos según su impacto medioambiental. Son unas pegatinas que van en el parabrisas delantero, en el ángulo inferior derecho, o, en su defecto, en un lugar bien visible. «De momento, su colocación es absolutamente voluntaria», indica Martí, quien añade que es «recomendable» ponerlas. Existen cuatro tipos de pegatinas, aunque, de momento, en Bizkaia solo han empezado a verse dos: las que distinguen a los vehículos de Cero Emisiones -eléctricos- y a los ECO -híbridos-, los menos nocivos para el medioambiente. Para quienes recelan de la colocación de pegatinas porque no saben muy bien qué consecuencias les acarreará llevarlas, Martí tiene un mensaje: «Su utilización permite excepcionar o bonificar a los vehículos más limpios». Por ejemplo, explica que supondrá ventajas en el ámbito fiscal, exención o bonificación del impuesto de matriculación y de circulación. También posibilitaría permitirles la circulación por vías restringidas o incluso librarles de la aplicación de la restricción de la circulación a determinados vehículos en vías urbanas por motivos medioambientales, una decisión que pueden determinar los Ayuntamientos, tal y como ha ocurrido en Barcelona y Madrid. Asimismo, a quienes dispongan de estas pegatinas se les puede permitir usar, en ciertas ocasiones, los carriles reservados para la circulación con alta ocupación (VAO) si están catalogados como Cero Emisiones. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en Euskadi hay a día de hoy 853 vehículos Cero -en el 'top ten' nacional de estos modelos, el País Vasco ocupa el quinto lugar, por detrás de Cataluña, Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana- y 4.166 híbridos -en sexta posición tras Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana y Galicia-.

Está claro que este tipo de vehículos tendrán privilegios. Lo que resulta menos obvio es que a los conductores de diésel o gasolina les vaya a agradar poner pegatinas C y B, que los delatan como usuarios de un modelo contaminante. «De momento, estos distintivos no se están distribuyendo en Bizkaia», aclara la responsable provincial de la DGT.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate