El Correo

La pobreza baja por primera vez desde la crisis pero se enquistan los casos más graves

Los Bancos de Alimentos de los tres territorios han paliado las necesidades de miles de familias.
Los Bancos de Alimentos de los tres territorios han paliado las necesidades de miles de familias. / e.c.
  • La encuesta del Gobierno vasco constata que se reduce la desigualdad, y «aunque pueda sorprender», más de 1,6 millones dicen que viven «con bienestar»

La recuperación económica propicia los primeros síntomas de que también remonta la situación social desde que comenzó la crisis en Euskadi. La pobreza se reduce en la comunidad. Así lo constata la última encuesta del Gobierno vasco. Ahora bien, la mejoría constatada en el último año aún arrastra muchos matices negativos, el lastre de ocho años de pérdida de empleo y riesgo de exclusión. El primero, que la recuperación «no compensa por completo» el incremento de necesidades. Y es que la gravedad de la herida abierta impide todavía que los niveles de pobreza alcancen la situación previa al mazazo económico. La positiva evolución tampoco llega a todos los colectivos por igual. La pobreza más grave «se enquista» y mantiene las mismas cifras que hace dos años, cuando se publicó el anterior informe del Ejecutivo autónomo.

Los datos del extenso informe, firmado por el órgano estadístico del Departamento vasco de Empleo y Políticas Sociales, coinciden en el diagnóstico que vienen haciendo las principales entidades sociales, como Cáritas. El documento permite pulsar la extensión de los problemas económicos y situaciones de precariedad en Euskadi, y ofrece además un valioso observatorio de la evolución de los principales indicadores de pobreza y ausencia de bienestar.

La conclusión básica es que entre 2014 y 2016 los problemas que abocaron a situaciones de extrema dificultad a miles de familias vascas «dejan de tener tanto influencia». Así, la tasa de pobreza de mantenimiento –que supone unos ingresos por debajo de 1.300 euros en un hogar de cuatro personas– bajó el año del 8,2 al 7,1%. Y la pobreza real (la más grave) retrocede dos décimas hasta afectar al 5,7% de la población vasca –122.566 personas–. Se considera que otro 10% vive en ausencia de bienestar –107.950–, que hace referencia a los niveles mínimos de ingresos para participar en el modo de vida, las actividades y las costumbres de la sociedad vasca.

El informe destaca el impacto positivo de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y del resto de ayudas del sistema de protección social para impedir y en cualquier caso paliar la situaciones más graves de pobreza. La estudio del Gobierno vasco observa además «una mejora general en el avance a posiciones de mayor bienestar». Es más, «aunque pueda sorprender», como expresa la encuesta de pobreza y desigualdades sociales, el año pasado marca en Euskadi el mayor volumen de población en situación de bienestar (completo o casi completo): 1,6 millones de personas.

A ritmos diferentes

Otro cambio incumbe a la población extranjera. El retorno a sus países de origen y los procesos de nacionalización contribuyen a reducir su peso en la estadística y pasan de suponer el 36% de las familias pobres al 30%, mientras que la tasa aumenta en los hogares monoparentales de personas autóctonas: crecen del 2,9 al 4%. Y también en aquellos en las que hay personas ocupadas con sueldos ínfimos. El empleo, mayoritariamente inestable, ha dejado de proteger de la pobreza y eso indica el largo camino que queda por recorrer para pasar página definitiva a la crisis.

La visión del conjunto de Euskadi disimula, sin embargo, el ritmo diferente al que están evolucionando los tres territorios y el impacto que tiene la pobreza en función del grupo social al que se pertenezca. Álava se consolida como el territorio más afectado. La tasa de pobreza real sigue aumentando en ese territorio, al pasar del 8,2% al 10,4%, más del doble que en 2008. Cae en Gipuzkoa de manera moderada (de 4,2% a 4%), y Bizkaia tiene la mejor evolución, con una caída del 6,4% al 5,5% en dos años, casi al mismo nivel que antes de la crisis.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate