El Correo

Bizkaia continúa con su 'veranillo' a la espera de rozar los 20 grados

Una joven disfruta de la playa de Ereaga en pleno mes de febrero.
Una joven disfruta de la playa de Ereaga en pleno mes de febrero. / Bernardo Corral
  • Hoy la jornada será similar a la de ayer, cuando Deusto registró la máxima del territorio al alcanzar los 19,9 grados

Bizkaia vive estos días un anticipo de la primavera que ayer supo a gloria a todos los que añoran el sol y el calorcito. Con cielos despejados y máximas que rozaron los 20 grados en distintos puntos del territorio, la gente se animó a despojarse de la ropa de abrigo y aprovechó para disfrutar de este inesperado 'veranillo'. Así, ayer se vieron escenas casi estivales: terrazas atestadas de gente y viandantes ligeros de ropa, ansiosos por empezar a templar el cuerpo, en las zonas costeras y de paseo. La temperatura animaba a ello. En Deusto, donde se registró la máxima de Bizkaia, se alcanzaron los 19,9 grados. Y en otros puntos de Euskadi el mercurio subió aún más, rebasando los 21 grados en áreas de Guipúzcoa.

Este paréntesis de buen tiempo continuará hoy, según las previsiones de Euskalmet, que prevé temperaturas similares a las de ayer, con máximas en torno a los 19 grados. «Sigue la situación anticiclónica y el viento de componente sur», explica Santiago Gaztelumendi, coordinador de Euskalmet. Así, aunque a primeras horas del día habrá nubes medias y altas en la vertiente cantábrica, enseguida darán paso a cielos despejados.

Mañana, último día de estabilidad

Pero este espejismo veraniego en pleno febrero no durará mucho. De hecho, mañana será el último día de estabilidad. El ambiente será soleado en general, con posibles nubes bajas en la línea de costa y algunas nieblas matinales, las temperaturas seguirán siendo templadas, con máximas que rondarán los 18 grados. «Pero la situación va a cambiar para el fin de semana. Se espera la entrada de un frente frío para la tarde del sábado», advierte el responsable de la agencia vasca de meteorología. Así, aunque el sábado también amanecerá muy primaveral, se espera que a lo largo de la jornada aparecezcan nubes que dejarán algún chubasco ocasional y los termómetros, que iniciarán un leve descenso, no rebasarán los 17 grados. El domingo, el frente frío continuará generando inestabilidad, pero no será duradera. La semana que viene arrancará de nuevo con temperaturas suaves y buen tiempo.

Según Gaztelumendi, febrero, en su primera quincena, se ha revelado como «muy cálido y húmedo», comparado con el mismo mes de otros años. «Las temperaturas han sido dos grados superiores a la media de estas fechas», señala. Así, todo apunta a que, si se mantiene la tendencia el resto del mes, estamos ante un febrero, una de las épocas del año más impredecibles, de los cálidos, de los que ya huelen a primavera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate