El Correo

La pobreza infantil crece con fuerza en Euskadi

video

/ Save The Children

  • Los menores en situación de miseria alcanzan el 9%, cinco puntos más que hace una década, según la ONG Save the Children

Son la cara más dura y triste de la pobreza y, lamentablemente, cada vez son más. Un estudio de Save the children' sostiene que el 9% de los niños que residen en Euskadi vive en un situación de pobreza severa, porcentaje que ha aumentado en cinco puntos desde 2008. Según esta ONG, ni siquiera el sistema educativo vasco, que según sus responsables basa sus cimientos en la equidad, sirve ya para igualar las diferencias de origen de sus alumnos por culpa de la reducción de la inversión pública por alumno, que sólo entre 2007 y 2012 disminuyó en 888 euros, mientras el gasto de los hogares aumentó casi un 40% en este mismo periodo.

La radiografía que perfila el informe 'Desheredados. Desigualdad infantil, igualdad de oportunidades y políticas públicas en España' es desoladora. Revela que la mayor tasa de pobreza se concentra en hogares monoparentales y de origen extranjero, en los que el 26 % y el 39 % de los niños, respectivamente, están en situación de pobreza. En Euskadi, el 20% de la población más rica gana una renta media superior 4,2 veces a la renta del 20 % más pobre.

La responsable de Save the Children en Euskadi, Eva Silván, asegura que, hoy en día, «un niño que nace en un hogar pobre puede estar condenado de por vida a serlo». A su juicio,la culpa es de administraciones públicas, que no permiten que los pequeños tengan las mismas oportunidades y en su lugar «se les pone zancadillas a quienes peor están. Ni las políticas públicas de protección social ni el sistema fiscal están diseñados para reducir la desigualdad y acabar con la pobreza».

Aunque en el País Vasco la pobreza infantil y la desigualdad se ven reducidas por las prestaciones sociales, su impacto es «relativo» entre la infancia en situación de mayor vulnerabilidad. Según la ONG, el sistema de protección vasco no está siendo igualmente eficaz con las familias con hijos a cargo que con el resto de colectivos.

En el caso de las familias monoparentales, la tasa de pobreza relativa en Euskadi duplica a la de las familias en pareja, y, aunque las ayudas han permitido amortiguar los efectos de la crisis, no han frenado el incremento de la desigualdad en relación con el resto de comunidades.

«Una gran brecha de rendimiento escolar»

Save the Children aprecia «una gran brecha de rendimiento escolar» según el origen socioeconómico y cultural del alumnado, ya que el alumno nativo tiene una puntuación media 1,2 veces superior al de origen extranjero. A su vez, los datos revelan que en Euskadi se da una alta concentración de repetidores en ciertos centros educativos, superiores a los del resto de comunidades autónomas, con lo que la posibilidad de repetir para un niño de ingresos bajos es 2,4 veces superior a la de uno perteneciente a una familia con un alto poder adquisitivo, incluso aunque ambos tengan las mismas competencias de lectoescritura y matemáticas.

Ante este panorama, la organización humanitaria recomienda analizar la efectividad de las actuales prestaciones desde un punto de vista de protección de la infancia, por grupos de renta, colectivos (familias monoparentales y de origen extranjero) y comarcas, y profundizar y extender el sistema de rentas mínimas y ayudas a la vivienda para mejorar las necesidades específicas de los niños de los colectivos más vulnerables.

Asimismo, aboga por recuperar el nivel de inversión pública en educación anterior a la crisis e incrementar la dotación dirigida a la escuela pública, y por impulsar medidas encaminadas a incrementar la escolarización temprana para los colectivos con menos recursos. Y por último, la ONG propone impulsar un plan de política educativa de lucha contra la segregación escolar, que garantice la equidad en el acceso a la educación de los alumnos del País Vasco, independientemente de su origen o condición.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate