El Correo

Así es la trastienda de las apuestas deportivas

  • El negocio mueve más de 5.000 millones de euros al año en España. Nos colamos en los 'camerinos' del grupo vasco RETA para ver a cuánto 'cotizan' el Athletic, el Alavés, el Bayern de Múnich y hasta el Santutxu

La 'fiebre' de las apuestas deportivas está más al rojo vivo que nunca. Desde que hace casi nueve años el Gobierno permitiese la apertura de locales físicos para apostar, este mundo ha vivido un tremendo auge que se traduce en los más de 5.000 millones de euros que se gastaron los españoles en 2016. Cifras abultadas que ponen de relieve el gusto de la gente por vivir (o sufrir) las citas deportivas con un punto extra de interés y motivación. Pero, ¿qué se cuece en la trastienda de una casa de apuestas? Con la intención de conocer todos los secretos -o casi- acerca de las cuotas y los entresijos del juego en directo, nos hemos 'colado' en las oficinas de RETA para que nos ayuden a entender cómo funciona esta industria.

Y enseguida nos asaltan preguntas. Por ejemplo, ¿por qué se paga la victoria del Athletic ante el Atlético a 3,90€ el euro jugado? ¿Y la del Alavés el sábado a 2,15€? ¿Y el triunfo del Bayern de Múnich el pasado viernes a 1,22? La explicación, 'a priori', es sencilla. «Establecer una cuota de apuesta es determinar, con la mayor exactitud posible, la probabilidad de que ocurra ese suceso (un resultado, un goleador, prórroga o no...). Eso lo hace nuestro equipo de 'traders' en base a estadísticas, información y trabajando con programas infórmaticos que se valen de fórmulas matemáticas para decidirse por una cantidad u otra. De esa forma se define dicha probabilidad de ocurrencia del suceso y se obtiene la cuota a la que antes de ser publicada, se le aplica un margen, algo común en todas las casas de apuestas... Otra forma de sacar estas cuotas es comprárselas a empresas de servicios» explica, despacio, el director de operaciones de la casa vasca, Igor Extremo.

Otra de las patas fundamentales de este negocio es la gestión de los riesgos que asume la empresa a la hora de establecer una u otra cuota: «Gestionar los riesgos y asumir sus consecuencias es vital. Hay que entender que cada cita deportiva tiene sus diferencias... El riesgo que podemos asumir, por ejemplo, en la Liga o en la Champions League es mayor del que podríamos asumir en un partido de Segunda B o 3ª división. ¿Por qué? Porque el volumen de información que se maneja de las dos primeras competiciones es infinitamente mayor, y de esta forma la cuota que pongamos en uno de esos partidos será más exacta. No vamos a dejar que la gente apueste tanto dinero en un Santutxu-Bermeo como en un Arsenal-Bayern de Múnich».

Para poder ofrecer apuestas en directo, disponibles las 24 horas del día y los 365 días al año, resulta imprescindible contratar a empresas de servicios: «Si no, es imposible. Necesitamos contratar toda la información instantánea que nos ofrecen estas compañías... Cada una de ellas ofrece un servicio determinado, unas están especializadas en fútbol, otras en motor... A partir de ahí, ya estás capacitado para generar esa oferta de apuestas. Si no compras esos datos, necesitarías una cantidad ingente de personal para controlar eventos en China, Australia o Irak», explica Igor Extremo.

¿Y cómo consiguen esas empresas enviar esa información en cuestión de segundos?

Lo hacen siguiendo varios cauces. Uno de ellos es tener contratadas a personas ('scouters' en su jerga) a las que mandan a los lugares en los que se celebra el evento deportivo. A través de aplicaciones móviles especiales van narrando en tiempo real todo lo que va sucediendo al detalle. En el caso de Tenis ATP, por ejemplo, tienen un acuerdo oficial con una única empresa para vender esos datos, por lo que prohiben a los 'scouters' de otras compañías dar datos en directo. En cuanto los ven los echan de la pista. Eso puede pasar en otros deportes también.

Un caldo de cultivo

Euskadi es la tierra prometida de las apuestas. El vasco es apostador, lo lleva en la sangre, forma parte de su idiosincrasia. El clásico «¿qué te apuestas?» se aplica por aquí al pie de la letra. Desde las traineras hasta la pelota, pasando por los herri kirolak de toda la vida en la plaza del pueblo de turno, el País Vasco ha abrazado siempre el deporte y lo hemos vivido con emoción. Y es esta circunstancia la que abrió las puertas al negocio de las apuestas deportivas, que entró en bares, salones de juego y otros establecimientos sin resultar un elemento extraño. Llamó la atención, sí, pero para bien.

Agosto de 2008. La empresa Ekasa (Euskal Kirol Apostuak S. A.), después de conseguir las licencias necesarias, abre la primera tienda física de apuestas deportivas en el País Vasco. Lo hace en la calle Somera de Bilbao, un cruce de caminos que se suele convertir, a menudo, en un hervidero de gente. RETA (Red Telematika de Apuestas) fue el nombre comercial con el que se bautizó a la marca, una firma que se ha colado de lleno en el ritmo de vida de la sociedad vasca, que abrazó esta iniciativa con una sonrisa en la cara y la mano en la cartera. «Nuestro principal objetivo es el de socializar las apuestas, llevarlas a las calles, a los bares, a las cuadrillas de amigos, a las familias; que mucha gente apueste cantidades pequeñas de dinero, para que así puedan pasar un buen rato y entretenerse aún más con un evento deportivo», cuenta el director de operaciones, Igor Extremo.

El éxito empresarial, como dice Igor, además de en una inteligente estrategia de promoción, se apoya en «la cultura de juego que tenemos aquí, eso nos ha ayudado mucho... Todos estos años hemos tenido un crecimiento social y económico sostenido». Actualmente, hablamos de un negocio que mueve más de 5.000 millones de euros al año -solo en España- y que cuenta con dos millones de jugadores registrados vía 'online'. La casa vasca de apuestas, que comenzó facturando algo menos de 30 millones en su primer año, se mueve estos días en torno a los 300 por ejercicio; una notable evolución que está dando unos resultados espectaculares. Ya tienen presencia física y licencia para operar en Navarra, Comunidad Valenciana, Galicia, Cantabria, La Rioja, Aragón, Murcia, Madrid, Castilla-La Mancha y Asturias. Su versión online -www.RETAbet.es- es una de las ramas de la empresa más preciadas, en parte por el imparable crecimiento de las apuestas en directo. Ahora, uno de los grandes objetivos estratégicos «sería el de llegar a todas las comunidades que tengan regularizada la situación del juego».

Las apuestas no cierran por Navidad, ni por el día de la Constitución, ni por vacaciones ni por la Inmaculada Concepción. Funcionan 365 días al año y 24 horas al día. «La idea es que se pueda apostar en todas las franjas horarias y con eventos de todas las partes del mundo. Para que el abanico de elección sea lo más grande posible llegamos a cubrir hasta más de 40 modalidades deportivas diferentes» afirma Igor Extremo, que cita al bandy (deporte de invierno, similar al hockey sobre hielo) y al floorball (es una práctica derivada del bandy) como los últimos deportes que se han colado entre las opciones del apostante. Y más que les van a seguir, seguro.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate