El Correo

Los riesgos ocultos de algunos juguetes

Los riesgos ocultos de algunos juguetes
  • La Red de Alerta de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición saca del mercado numerosos productos tras detectar graves irregularidades en su fabricación

Si no es oro todo lo que reluce, ¿por qué pensamos que los niños pueden utilizar cualquier juguete? Nada más lejos de la realidad. La existencia de piezas pequeñas que pueden provocar asfixia o la utilización de materiales tóxicos en su fabricación pueden justificar que se retiren de los lineales o, incluso, que se prohíba su comercialización.

Este tipo de resoluciones son más comunes de lo que parece. Solo el pasado mes de noviembre, la Red de Alerta de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) identificó 37 productos que «pueden generar un riesgo grave a los consumidores». De ellos, 16 eran juguetes, un sector que merece una vigilancia especial por «estar dirigidos a una población vulnerable».

¿Y a qué tipo de riesgos se exponen? El principal es la «asfixia». Es la advertencia asociada a la mayor parte de los productos en los que la agencia o los servicios de inspección de las comunidades autónomas han apreciado irregularidades en el último mes, una situación derivada de la existencia de piezas pequeñas en su montaje.

No obstante, también hay avisos por la utilización de materiales inflamables o tóxicos. Así, por ejemplo, se advierte de que las «Caretas de monstruo verde, de hombre lobo, de gata y de pirata, marca Partilandia» o la «Barba con peluca blanca marca Hua Da Regalos» pueden producir quemaduras porque «no cumplen los requisitos sobre inflamabilidad». Y la muñeca Monster Doll, de la marca Midel, se ha prohibido en España por riesgo de intoxicación, ya que presenta «alto contenido en ftalatos», un compuesto químico utilizado para incrementar la flexibilidad de los plásticos.

Otras situaciones de riesgo advertidas en estos juguetes (la mayoría, fabricados en China) son la accesibilidad de las pilas de botón o la falta de resistencia, como el ejemplo de un capazo plegable retirado del mercado.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate