El Correo

El Parlamento vasco ultima la ley para regular las 3.500 ONG de Euskadi

  • Los grupos aprobaron este mediodía el texto que dará «visibilidad» a 36.000 trabajadores y 125.000 voluntarios que forman el tercer sector en la comunidad autónoma

La ley vasca del tercer sector, que agrupará la legislación dispersa sobre las ONG vascas, quedó lista este mediodía en la ponencia del Parlamento vasco para su debate definitivo en un próximo pleno, lo que despeja el camino al marco legal autonómico reclamado desde hace tiempo por los cerca de 3.500 colectivos y entidades sin ánimo de lucro que existen en Euskadi; un ámbito en el que trabajan 36.000 personas, con el que colaboran 125.000 voluntarios y cuya actividad abarca el 2,2% del PIB vasco. El texto base aprobado por los grupos de la Cámara establece una definición de lo que se considera tercer sector, formado por ONG, fundaciones, cooperativas y centros ocupacionales, y le reconoce el papel de interlocutor social ante las instituciones vascas, no sólo con el Gobierno de Vitoria, como ya ocurre a través de la Ley de Servicios Sociales, sino también ante las diputaciones y los ayuntamientos.

La futura ley, resultado de dos años de debates y pendiente aún de la discusión de enmiendas en el pleno, crea un observatorio de las ONG que ofrecerá información para elaborar un diagnóstico sobre la situación y necesidades de esos colectivos. También establece las condiciones que sus responsables deben cumplir en materia laboral, de igualdad y preservación del medio ambiente. La parlamentaria del PSE Txaro Sarasua subrayó que esta normativa es «el primer paso» para el reconocimiento oficial del tercer sector en la comunidad autónoma. Belén Arrondo, de EH Bildu, defendió una legislación que asegure «la financiación» de esas organizaciones para que puedan desarrollar su función, mientras que Gorka Maneiro pidió algunos cambios en el texto de la ponencia para evitar que se abra un «coladero» a cualquier entidad y en particular a aquellas cuya única función «es dar trabajo a sus miembros» y buscar subvenciones.

El parlamentario del PNV Joseba Zorrilla puso de manifiesto que las ONG carecían de «una legislación específica» que regulara, entre otros aspectos, su participación en los servicios de titularidad pública. «Al recibir reconocimiento jurídico se les da visibilidad y se refuerza su capacidad de interlocución», explicó. En la misma línea, el parlamentario del PP Carmelo Barrio insistió en que la nueva ley es una vieja aspiración de las ONG y viene a «consolidar su papel» en la sociedad vasca.

Temas