El Correo

"Estamos hartos de vivir entre moscas"

Vecinos de Olatz muestran las trampas adhesivas repletas de moscas.
Vecinos de Olatz muestran las trampas adhesivas repletas de moscas. / Gorritiberea
  • Millones de estos molestos insectos, procedentes de una granja de visones, hacen imposible la vida a los vecinos de un valle de Mutriku

La llegada del período estival es sinónimo de playa, de rutas y naturaleza, máxime en una localidad turística como Mutriku, que además en estos días celebra sus fiestas patronales. Pero en el barrio de Olatz Goikoa el verano es todo un problema no resuelto, que incluso se va incrementando de forma exponencial año tras año. "Llevamos mucho tiempo viviendo entre las moscas, estamos hartos", se lamentan los vecinos.

Todo obedece a una explotación extensiva de cría de visones americanos, de los cuales se aprovecha su apreciada piel, una explotación instalada hace cerca de tres décadas en terrenos del caserío 'Sakoneta' y que en la actualidad trabaja con cerca de 30.000 de estos mamíferos carnívoros. Los excrementos de los animales amontonados al aire libre, unido a los fuertes calores, hacen que el fuerte hedor, y sobre todo la presencia de moscas y mosquitos, represente todo un problema medioambiental que incide claramente en la salubridad de las personas que habitan en la decena de caseríos de la zona. Mosquiteras en las ventanas, insecticidas, enormes trampas adhesivas... Los vecinos lo han intentado todo, pero la cantidad de moscas es tal que, hasta la fecha, no dan abasto para acabar con la presencia de este molesto insecto. "Queremos una solución ya", reclaman. El Ayuntamiento trabaja con la empresa de visones para poner en marcha medidas efectivas que consigan atajar un problema que se ha enquistado en Mutriku. "Es una prioridad absoluta", señalan desde el consistorio.

El valle de Olatz Goikoa se encuentra al sur de Mutriku, en plena zona del karst del Izarraitz, que llega hasta el citado valle. Es una zona bella y desconocida a espaldas del monte Arno, donde los jóvenes han apostado por el sector primario y también por el terciario. Sitio y lugar donde pastan las reses que cubren buena parte de las sokamuturras que se celebran en Euskadi.

En el caserío 'Urreztieta' reside Santi Andonegi, que se pregunta "cómo es posible que tengamos que vivir con mosquiteras desde hace más de siete años". Por su parte, Lourdes Udabe, del caserío 'Etxerre', incide más en el problema: "Tengo cuatro nietos con edades comprendidas entre uno y seis años y no puedo usar ningún insecticida". Por su parte, el popular aizkolari Fausto Mugerza, que reside en el caserío 'Iturritza', afirma haber "recogido kilogramos de moscas muertas en cuestión de un par de días".

Larvas y "enjambrazones"

El último de los informes realizado por la empresa vizcaína Sitheisa, especializada en el control de plagas, es contundente sobre el nivel de dípteros, fundamentalmente moscas comunes, que localizaron en la granja de visones, donde hallaron "montones de estiércol infestados por larvas de moscas", así como "grandes enjambrazones alrededor de los citados montones". En las conclusiones del estudio, la empresa recomienda que en épocas de altas temperaturas, propicias para la proliferación de estos insectos, se fumigue la zona con inhibidores para neutralizar a las moscas en las fases iniciales de vida, además de "acortar la distancia entre los períodos de recogida del estiércol".

Desde el Ayuntamiento se encuentran ahora a la espera de los resultados de los análisis biológicos para adoptar nuevas medidas complementarias que encaucen definitivamente el problema, que este año es aún mayor a causa de las fuertes temperaturas de la pasada primavera y del presente verano.

Los vecinos barajan una posible solución, que pasaría por la construcción de una fosa séptica en la explotación de visones, a la que vayan a parar los excrementos de los 30.000 visones, para que posteriormente acuda el camión especializado, succione las heces y se las lleve. De esa forma piensan que se eliminarían los malos olores y se evitaría que los excrementos al aire libre actuaran de criadero de moscas, pero para ello las autoridades competentes deben adoptar las medidas pertinentes a la mayor brevedad posible.

Hace dos semanas se reunían los representantes políticos y técnicos locales con miembros de Medio Ambiente y Sanidad del Gobierno vasco, responsables de Agricultura de la Diputación de Gipuzkoa, así como diversos técnicos de Fauna y Flora. Todos los componentes visitaron la granja de visones así como el caserío 'Iturritza', cuna de los aizkolaris Mugerza. Una reunión similar se celebró en la legislatura anterior, pero hasta el momento no ha existido una solución satisfactoria para un problema que va en aumento. "Estamos asqueados de aguantar esta situación y pedimos a las instituciones competentes que actúen de una vez", exige el ondarrutarra Xabier Urkiri, del caserío 'Txurruka'.

Temas