El Correo

Intentan secuestrar a Melchor Miralles en México

El cámara Santi Trancho, conocido por grabar con Frank de la Jungla, y el periodista Melchor Miralles.
El cámara Santi Trancho, conocido por grabar con Frank de la Jungla, y el periodista Melchor Miralles. / Twitter
  • El periodista se encontraba rodando un documental sobre los inmigrantes que tratan de llegar a los Estados Unidos cruzando México, encaramados a La Bestia, el tren de la muerte

La policía mexicana impidió la madrugada del sábado un intento de secuestro a Melchor Miralles, que se encontraba en el país junto a todo su equipo de la productora Cuerdos de Atar (integrado por Carlos Medori, Federico Cárdenas, Noemí Redondo, Itsaso Gallego y Santiago Trancho, cámara de Frank de la Jungla) rodando un documental de la serie 'En tierra de nadie' sobre los migrantes que tratan de llegar a los Estados Unidos cruzando México, encaramados a La Bestia, el tren de la muerte.

Así lo relató el propio colaborador televisivo, ex director de El Mundo TV en su blog, a través del post 'Me están secuestrando'.

Allí, con todo lujo de detalles, Miralles relata que a las tres y media de la madrugada sonó el teléfono de la habitación de su hotel (en Tapachula, Chiapas) y el interlocutor, que se identificó como responsable del cártel "que controla este Estado", le dijo que le estaban vigilando en ese mismo momento, y le amenazó de muerte tanto a él como a su familia, a la que decían tener controlada en Madrid. "Aquí no mandan la Policía, ni el Ejército, mando yo" o "estamos fuera guey, te vemos", fueron algunos de los 'mensajes' que recibió. "Así arrancó la hora más angustiosa de mi vida", ha confesado el periodista.

Miralles cuenta que mientras hablaba con su interlocutor (que le preguntaba en todo momento sobre el documental que estaban haciendo) logró alcanzar su teléfono móvil que se encontraba cargando en la mesilla de la habitación y llamar a Itsaso Gallego, una compañera del equipo, para decirle, susurrando: "Me están secuestrando". "A partir de ahí, durante 41 minutos más, hablaba con el secuestrador y colocaba el micro de mi móvil de modo que Itsaso y Noemí pudieran escucharme a mí y escuchar las instrucciones que me daban quienes pretendían brincarme".

"Iba a tener que salir a la calle, subirme a un coche que me llevaría a comprar un móvil con tarjeta mejicana, recargar además otros dos números, y entregarles mi dinero. Y debía llevar las tarjetas de crédito", ha continuado relatando el periodista, que afirma que "estuvimos retenidos sin poder salir del hotel hasta 14 horas después".

Finalmente, la policía impidió el secuestro y ayudó a salir del hotel a todo el equipo.