El Correo

Obama y su vino español de 9 euros

Obama, en la gala del caucus hispano el pasado jueves en Washington.
Obama, en la gala del caucus hispano el pasado jueves en Washington. / EFE
  • El presidente sirve por segundo año consecutivo un tinto gallego de Ribeira Sacra, Peza do Rei, en la tradicional cena homenaje al legado hispano

En círculos vinícolas se tiende a argumentar que la mencía está de moda. Se trata de una uva tinta característica del Noroeste de la Península, de racimos cortos y compactos, que arroja vinos muy frutales, densos y gozosos. Es la culpable del auge de las denominaciones de las zonas de León, Orense y Lugo. Con la mencía como uva base, acompañada por lo general de otras variedades autóctonas, los vinos de El Bierzo, Ribeira Sacra y Valdeorras, principalmente, han evolucionado hacia caldos de calidad, reconocidos tanto en el mercado interior como internacionalmente. Solo El Bierzo exportó dos millones pasados de botellas en 2013, un 28% de la producción total y algunas de las mejores botellas han deslumbrado a críticos como Robert Parker, que otorgó puntuaciones cercanas a los 100 a algunos bierzos de forma reciente, particularmente a los ligados al gran enólogo Raúl Pérez.

La mencía está de moda en España, pero también parece estarlo en Estados Unidos. Y más en concreto, en la Casa Blanca, donde el presidente Barack Obama ha vuelto a ofrecer un caldo gallego, Peza do Rei, de apenas 9 euros en tienda (20 dólares en EE UU), a sus invitados en el Congressional Hispanic Caucus, una cita que reúne a líderes políticos, empresariales y económicos ligados al partido demócrata para recordar el legado hispano en Estados Unidos.

Sobre la mesa de la cena anual volvió a estar el humilde tinto de César Enríquez, quien sabe lo duro que es elaborar vino en la Ribeira Sacra, donde las empinadas laderas de los cañones del Sil en las que crecen las viñas desde la época de los romanos ha dado sobrenombre a los vinos de la zona, que se denominan de “viticultura heroica”. Son tan escarpadas y agrestes las piezas, con desniveles tan pronunciados, que hace imposible mecanizar prácticamente ningún proceso. Todo a mano. Todo a lomo, incluida la vendimia.

De esas laderas nace Peza do Rei, el vino del que los organizadores del Caucus hispano reclamaron esta vez 200 botellas de la variedad joven, según se ha hecho eco la prensa nacional y particularmente la gallega. Un 100% mencía fresco y frutal que se produce en A Teixeira (Ourense) en las pocas hectáreas de tierras que recuperó Enríquez, apodado Cachín, después de años infértiles. La conexión orensana en Estados Unidos llegó por casualidad, como ocurren estas cosas, ha confesado el viticultor. Parte de su producción (elabora también un Peza do Rei con barrica) marcha todos los años a Estados Unidos, pero Enríquez estableció en Galicia los contactos con la distribuidora Classic Wines que, después, se encargó de elegir y suministrar el caldo gallego al caucus hispano. “Prefirieron el joven sobre el envejecido”, ha señalado el bodeguero, abrumado de nuevo por la repercusión de un asunto así.

La bodega Cachín nació hace 25 años y a día de hoy produce unas 60.000 botellas al año, de las cuales 15.000 son de tres variedades de blanco mientras que otras 5.000 son de tinto que envejece 12 meses en barrica de roble. Del tinto que se sirvió en la cena de Obama se elaboran unas 40.000 botellas que se desgustan en mesas de todo tipo. Hasta en las que está presente la persona más influyente del mundo.