El Correo

Así gustan los besos en Europa

Una pareja de enamorados se besa en Hessigheim, Alemania.
Una pareja de enamorados se besa en Hessigheim, Alemania. / AFP
  • Dulces, románticos, inesperados, rápidos, sensuales... cada país tiene sus preferencias según el estudio realizado por un portal de viajes. A los españoles les encanta besar pero son los menos románticos

Beso, kiss, bisou, bacio, kuss… Tiene tantos nombres como formas. Pero el procedimiento de un beso es sencillo. Primer paso: giramos la cabeza. Segundo paso: juntamos y presionamos nuestros labios con los de él o los de ella. Tercer paso: un buen beso requiere todos los músculos faciales, en total 34, además de otros 134 músculos extra que configuran la postura en el resto del cuerpo. Eso sí, el dominio de los labios se complica si hay tierra de por medio. El portal de viajes lastminute.com ha realizado una encuesta entre 5.000 adultos de cinco países europeos para facilitar el cortejo a futuros erasmus o a quienes tengan planeada una escapada por el Viejo Continente. Mientras que Curro ha huido al Caribe, Cupido se ha quedado rondando por Europa. Y cuenta que a los alemanes no les gusta nada besar, pero en cambio que a los españoles les encanta. Sin embargo, la orgía de flechazos del santo varón no alcanza a estos últimos... ¡porque son los menos románticos! Lo confirma lastminute.com en su besología de los viajeros: “una guía del mundo de los besos”. Gracias a la cual, las posibles dificultades con el idioma serán los únicos líos que los turistas se armen con la lengua.

Los alemanes, cuantos menos besos mejor

Se dice de los alemanes que son cuadriculados y que llevan con orgullo su Deutsche Pünktlichkeit -puntualidad alemana- así que no es de extrañar que prefieran los besos "planificados". De hecho, son los más reacios a besar de entre los cinco países europeos encuestados. El 5% de los consultados (un 6% de hombres y un 5% de mujeres) admite que no le gusta. Pero eso sí, cuando se ponen a ello, les pierde el romanticismo. Un 44% prefiere besar a "su gran amor" y a ser posible, con toda la parafernalia: playa desierta, pajarillos cantando y luz de luna.

Los italianos y el bacio apasionado

El cavaliere italiano lo tiene claro: nada de planificación. Sus ‘bacio’ favoritos son los que se dan tras una discusión porque los prefieren espontáneos (62%) y muy apasionados (53%). No importa que sean cortos, mientras las lenguas se entreguen a la pasión. Contrarrestan como nadie el romanticismo de los alemanes, porque para los italianos el amor en un beso es lo de menos, un detallito sin importancia, vamos. Sólo es esencial para un 20% de los encuestados.

Je t'aime sí, pero rápido

¡Qué les gusta a los franceses un beso! Sobre todo, si es espontáneo. Ese que coge a los enamorados desprevenidos y provoca que les suba una culebrilla por el estómago. Sí, ese. También debe ser apasionado (44%), con un gran amor (31%) y no demasiado largo. Parece una mezcla complicada de llevar a la práctica pero en Paris, en la ‘ciudad de la la luz y del amor', todo es posible.

Los españoles, los menos románticos

Nos encanta besar, pero el amor es lo de menos. En España, al igual que en Francia, nos decantamos por los besos inesperados, espontáneos y "de repente" (51%) con un toque apasionado (48%). Pero románticos somos más bien poco. La cursi estampa de la playa al atardecer, la canción de ‘Ghost’ de fondo y los pajarillos cantando, mejor para los alemanes y para un 9% de los españoles consultados. Además, de los cinco países encuestados, somos a los que más nos gustan los besos descuidados.

La pasión no es para los ingleses

Reino Unido es el país menos pasional de todos. Sólo un 37% de los ingleses consultados cree que la pasión y el amor son esenciales en un buen beso. Ellos prefieren las muestras de afecto espontáneas, rápidas y dulces. Además, en Inglaterra también dan importancia a los 'kisses' del reencuentro (29%), aquellos besos que se esperaban desde hace tiempo.