Las siete 'plagas' de Bilbao

Las siete 'plagas' de Bilbao

El Consistorio libra una batalla perpetua para que insectos, aves y otros animales no perjudiquen la salud pública

Eva Molano
EVA MOLANO

Ratas, palomas, cucarachas... Estas y otras especies habitan Bilbao en mayor número que los propios bilbaínos. Son animales e insectos que forman parte «del ecosistema urbano» y cumplen su función natural. El problema surge cuando se extienden sin medida. El Ayuntamiento trabaja de forma cotidiana en su control para evitar que se conviertan en verdaderas plagas que pongan en un brete la salud pública. Pero «es una guerra de todos», explica el director del área de Salud y Consumo, Javier Orduna. Se pide la colaboración ciudadana para que no se tiren restos por el retrete ni en la vía pública y se depositen correctamente en los contenedores. «Si las ratas tienen acceso fácil a la comida no les apetece el veneno que les ponemos», expone el director, que también pide «responsabilidad» a los dueños de perros. Cada año abandonan a más de 200 en la ciudad. Por eso anuncia una campaña para recordar la importancia de poner chip a los canes y cuidar de ellos.

Ratas

6.000 kilos de «veneno» en más de 1.500 cebos

Una rata campa a sus anchas.
Una rata campa a sus anchas. / Bernardo Corral

Las ratas que habitan las alcantarillas son, en realidad, una especie invasora llegada desde Asia en la época de Napoleón. Se calcula que hay una por habitante en Bilbao. El Ayuntamiento utiliza 6.000 kilos de biocida anticoagulante cada año en aproximadamente 1.500 cebos, todos monitorizados de forma informática. Ahora, se está en plena campaña especial de primavera. Mañana, el miércoles y el jueves, los operarios municipales pondrán las trampas en Begoña, Santutxu y Bolueta.

La cantidad de cebos ha ido disminuyendo. Hace 20 años eran más de 25.000. «Se emplean menos, pero de forma más eficiente», explica el director del área. Además, también hay cinco trampas «inteligentes» que se colocan en el saneamiento. Cuentan con unos sensores que detectan el movimiento de los roedores y lanzan un pequeño impacto que les destroza el cráneo. «Son animales territoriales y muy inteligentes», explica Ramón Aldamiz, jefe de Sanidad Ambiental e Higiene Urbana. Viven en comunidades de hasta 50 ejemplares por barrios. Matan a las crías cuando no hay alimento para garantizar la supervivencia de la «familia» y son los jóvenes los que sirven de «ratones de laboratorio» a la hora de ingerir nuevos alimentos, entre ellos el veneno. Por ello, el que les suministran no les mata de forma instantánea. Tarda unos días porque si no, se darían cuenta.

Palomas

Sacrificados unos 1.300 ejemplares

Palomas en un parque de Bilbao.
Palomas en un parque de Bilbao. / Ignacio Pérez

Se calcula que existen unas 3.500 palomas en Bilbao. En verano, el Ayuntamiento las caza colocando jaulas en los patios de los colegios, desiertos por esas fechas. Después, se desinfectan los espacios. Otras veces, realiza una caza «masiva» con redes. El año pasado, se sacrificaron unas 1.300. «Suelen caer las que están enfermas. No las exterminamos como dicen, porque la población se mantiene en números similares, en unas 3.500», explica Aldamiz. Las palomas mueren en una cámara de gas y sus restos son quemados por empresas especializadas.

Gaviotas

Detectan 175 en los tejados de la ciudad

Unas gaviotas campan por el patio de un instituto de la villa.
Unas gaviotas campan por el patio de un instituto de la villa. / E. C.

Son un problema creciente. 175 residen permanentemente en la ciudad. «Han econtrado un nicho ecológico en Bilbao. A las gaviotas patiamarillas les gusta la ciudad, cerca del mar y con fácil acceso a la comida y refugio en las azoteas, donde no se las molesta», apunta Aldamiz. Anidan ahora, entre abril y junio. «Por suerte, hay halcones que se las comen», dice. Estas aves son agresivas con otras que invaden su territorio y pueden llegar a atacar -se las ha visto comer palomas-, pero lo más molesto para los vecinos son «sus chillidos». Además, «se trata de una especie protegida por la Diputación y está prohibido eliminar sus nidos si hay polluelos». El Ayuntamiento envió una carta a las comunidades de propietarios en las que un técnico había avistado «hogares». Deben eliminarlos empresas especializadas. «Las gaviotas son muy visibles y ruidosas, pero nada más», apuntó Orduna.

Gatos

Esterilización a partir de septiembre

Un gato descansa sobre el sillín de una motocicleta en Otxarkoaga.
Un gato descansa sobre el sillín de una motocicleta en Otxarkoaga. / Yvonne Fernández

El Ayuntamiento comenzó en septiembre a implantar el programa de captura, esterilización y suelta de gatos callejeros (CES) que reclamaban las asociaciones animalistas. Los técnicos ya han contactado con unas 40 personas, la mayoría mujeres, que siempre habían alimentado y cuidado a los felinos con dinero de su propio bolsillo. Ahora reciben un pequeño cursillo de formación y después facilitan que los ejemplares sean capturados y llevados al veterinario, que los esteriliza. El Consistorio corre con todos los gastos. También cuando padecen alguna enfermedad.

Así, se permite que vivan libres de enfermedades y en sus colonias, lejos del centro, y que no proliferen. Ya se ha esterilizado a unos 200 e invertido 10.000 euros. El año pasado, la perrera municipal de Artxanda, que también sirve de refugio para los felinos, acogió a 317. Solo 15 dueños los reclamaron. La Asociación de Felinos de Bilbao, que colabora con el Consistorio, dio otros 247 en adopción.

Perros

Abandonados 227 canes en un solo año

Un perro en las instalaciones de Artxanda.
Un perro en las instalaciones de Artxanda. / Mireya López

La perrera, con la que colabora la asociación protectora Puppy Bilbao, es el hogar para todos aquellos perros que se «escapan» o que son abandonados y «cazados» por los laceros municipales. En las instalaciones residen cerca de 60, aunque el trasiego es constante. Hace años se implantó «el sacrificio cero», pero cuesta encontrar un nuevo hogar a las mascotas, sobretodo cuando son canes potencialmente peligrosos.

El año pasado, la perrera registró 464 entradas, y la mitad carecía del obligatorio chip identificador. 218 fueron reclamados, pero 227 habían sido abandonados por sus dueños. El lado bueno fue que se celebraron 215 adopciones. Al igual que con los gatos, el Ayuntamiento siempre entrega a los canes esterilizados y vacunados. Y emprenderá una campaña para recordar la importancia de colocarles chip y cuidarles.

Cucarachas

«Cientos de miles» en el subsuelo

Hay «cientos de miles» d e cucarachas en el subsuelo. Su número no es alarmante, pero proliferan con el clima templado. La lucha contra estos insectos es «más difícil porque son seres muy resistentes, pequeños y nocturnos», afirma Aldamiz. Los técnicos actúan con insecticida en el alcantarillado. Pero las cucarachas llevan en su organismo una cápsula con entre 30 y 40 huevos. Antes de morir, la sueltan. La 'blatta orientalis', también conocida como cucaracha negra, se lleva la palma. Pero también se ha avistado la americana, habitual en el sur de España. Es invasora y puede volar.

Insectos

Termitas, pulgasy otros parásitos

Hotel para insectos en el Parque Europa.
Hotel para insectos en el Parque Europa. / Ayuntamiento de Bilbao

Las termitas no suponen un riesgo para la salud, así que su control lo lleva el área de Obras y Servicios. Salud y Consumo llegó a impartir charlas a hosteleros por los chinches. Por otro lado, el ganado y la proliferación de mascotas -en Bilbao hay unos 30.000 perros- implica que haya que estar atentos ante cualquier brote de pulgas o garrapatas, parásitos estos últimos muy peligrosos.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos