«La salud mental es como la diabetes, con ayuda puedes»

María Isabel friega los despachos del Edificio Ledo, la sede de Osakidetza en Bilbao./Sergio García
María Isabel friega los despachos del Edificio Ledo, la sede de Osakidetza en Bilbao. / Sergio García
María Isabel García | Operaria de limpieza

Sergio García
SERGIO GARCÍA

El diagnóstico llegó hace 10 años, cuando todo en su vida parecía confabularse en su contra. «Me hicieron pruebas y llegaron a la conclusión de que tenía un problema de salud mental derivado del estrés y con un fuerte componente hereditario». María Isabel García Peña, de 45 años y vecina de Llodio, había estudiado diseño de moda, pero cuando la situación le superó no dudó en acudir al centro ocupacional de ASASAM, Asociación Ayalesa de Familiares y Personas con Enfermedad Mental, donde recibió ayuda y los recursos necesarios hasta estabilizarse.

Enfocado a la inserción laboral, Isabel se convirtió en este lugar en una experta en hacer manillas, bisagras, guardabolsas de plástico... Secretaria de la junta directiva, representante del País Vasco en el Comité de la Confederación de Salud Mental de España, incluso ha llegado a presentar una ponencia en el Ministerio de Sanidad sobre cómo consideran los propios enfermos que debería ser la atención terapéutica que reciben. «La salud mental –describe– es como la diabetes: con el tratamiento y los apoyos adecuados puedes llevar una vida plena».

En resumen

65% de discapacidad.
Problemas de salud mental derivadosde situaciones de fuerte estrés. Ser diagnosticada le hallevado a gestionar mejor sus emociones y a cuidar de sí misma. Compagina su trabajo en el Edificio Ledo de Osakidetza con cargos de responsabilidad en asociaciones de salud mental y da clases de diseño.

Ahora ha conseguido a través de SIFU un empleo como operaria de limpieza en el Edificio Ledo, las oficinas de diseño futurista que Osakidetza tiene en la esquina de Alameda Recalde y Licenciado Poza, que recorre cada tarde pertrechada con su mopa y su fregona, dispuesta a que suelos y escritorios, mamparas y cristales, reluzcan como los chorros del oro. También da clases de costura a un grupo de mujeres, es monitora del programa de Salud 'Paciente activo' y en sus ratos libres va a nadar. «¿Que cómo me da la vida? Pues priorizando. Tengo mis capacidades y mis limitaciones, exactamente igual que cualquier persona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos