Roba una furgoneta de reparto de prensa en Bilbao y pide un rescate de 6.000 euros

El ladrón arrastró por la carretera durante más de 80 metros al dueño del vehículo, que se agarró a la parte trasera en un intento desesperado de evitar el hurto

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El robo se produjo poco antes de las seis de la mañana, cuando el conductor de la furgoneta estaba realizando el reparto de ejemplares por los kioscos en la calle Zabalbide, en el barrio bilbaíno de Santutxu. El chófer aparcó el vehículo y dejó las llaves puestas ya que tenía intención de entregar unos lotes de periódicos y regresar de inmediato. Sin embargo, un individuo que se encontraba en los alrededores aprovechó el momento para entrar en la furgoneta y huir.

El conductor vio cómo se llevaban su vehículo, echó a correr y logró agarrarse a la parte de trasera, cuanto ya estaba en marcha. El ladrón le arrastró por la carretera durante más de 80 metros, hasta que el hombre no pudo resistir más y se soltó, según informaron fuentes municipales.

El repartidor sufrió un fuerte ataque de ansiedad. Algunos testigos del robo explicaron que estaba muy afectado. El chófer había arreglado el vehículo recientemente y, además, cuando sufrió el robo acababa de iniciar el reparto y llevaba el vehículo lleno de periódicos. El hombre tuvo que ser atendido por el equipo sanitario de una ambulancia que se desplazó al lugar del robo.

La víctima había dejado el teléfono móvil y su cartera en el interior del vehículo. Una compañera de trabajo le llamó por teléfono para preguntarle por qué no había acudido al bar en el que desayunan los repartidores de la empresa al acabar el turno. Contestó la llamada el ladrón y, al pensar que sería algún familiar de la víctima, le amenazó. Le dijo que conocía todos sus datos, incluido su domicilio, y que si no le pagaban 6.000 euros quemaría la furgoneta y le «pasaría algo».

Cuando se recuperó del fuerte shock, el chófer, vecino de un pueblo de Burgos, interpuso una denuncia en la comisaría de la Policía Municipal del barrio de Miribilla. La Guardia urbana envió la información a la Ertzaintza y a la Guardia Civil de Burgos para tratar de localidad el vehículo robado. A última hora de ayer, los efectivos policiales no tenían constancia de que hubiera aparecido la furgoneta. Tampoco se había realizado ninguna detención.

Sin periódicos en el barrio

El robo provocó que numerosos kioskos y bares del barrio de Santutxu se quedaran ayer sin periódicos. Los quiosqueros explicaron a sus clientes el insólito ‘secuestro’ y la petición de rescate por la furgoneta de reparto. Y es que a lo largo de la mañana el robo se convirtió en el tema estrella de las tertulias callejeras. Algunos vecinos apuntaron que el autor del robo era un «joven» de la zona en la que se cometió el hurto, conocido por cometer pequeños delitos contra la propiedad.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos