Los Reyes Magos llegan a Bilbao: «¡Somos los más txirenes del Universo!»

Sus Majestades de Oriente, en Bilbao./Manu Cecilio
Sus Majestades de Oriente, en Bilbao. / Manu Cecilio

Sus Majestades de Oriente arriban a la villa cargados de deseos y regalos para los niños y para la ciudad

OLATZ HERNÁNDEZ

El teatro Arriaga se ha vestido con sus mejores galas para recibir a los Reyes Magos. Melchor, Gaspar y Baltasar también han lucido sus mejores ropajes, con sedas y joyas del lejano Oriente. «Durante 2.000 años hemos observado los incontables planetas que pueblan el Universo y una de las ciudades más bonitas siempre ha sido Bilbao», ha confesado Gaspar. Después de conseguir el título de Mejor Ciudad Europea 2018, los reyes prometen traer el de Mejor Ciudad del Mundo, «¡y puede que las Olimpiadas también!».

Sus Majestades y la concejala de Fiestas, Itziar Urtasun, les ha saludado como viejos amigos. «Bilbao quiere ser una ciudad de valores. Queremos que traigáis tolerancia, igualdad y respeto», ha deseado Urtasun. Con todo listo para la cabalgata, Melchor, Gaspar y Baltasar confiesan que se vestirán de civiles y disfrutarán de la gastronomía de la villa. «Melchor comerá unas alubias con sacramentos y piparras, Baltasar un bacalao al pil pil, unos txipirones y una palmera de chocolate; y yo una porrusalda», ha enumerado Gaspar. «¡Somos los reyes más txirenes del Universo!».

Una apretada agenda

En la villa les espera una apretada agenda, ya que a las cinco de la tarde visitarán la Casa de la Misericordia, donde recorrerán todas sus plantas repartiendo los regalos preparados para los ancianos por la Academia del Cerdo Txarridunia. Todo ello antes de la cabalgata de este viernes, en la que participarán más de 400 personas y se lanzarán 3,5 toneladas de caramelos. El desfile comenzará a las seis de la tarde en la Plaza Corazón de Jesús y recorrerá la Gran Vía hasta el Ayuntamiento.

En las cartas de este año, cada vez han visto más juguetes electrónicos. «La tecnología es buena o mala según cómo se use», han advertido y reconocen que ellos siguen prefiriendo regalar juguetes tradicionales, que no llevan pila. El alcalde, Juan Mari Aburto, les hizo llegar su carta por correo electrónico. «Nos ha pedido que Bilbao continúe esa transformación ética y estética que empezó con Azkuna».

Más información

En el camino a Bilbao, han pasado por regiones en las que no llueve y los niños deben recorrer 20 kilómetros diarios para conseguir un poco de agua. «Debemos valorar ese oro transparente que tenemos y no malgastarlo», han advertido. También han surcado países en guerra algo que han lamentado profundamente. «Deseamos la paz en el mundo. La palabra siempre estará por encima de las armas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos