Requisan en 'La Paloma' 90 kilos de hojas de coca en un año

Los pasajeros suelen traer las hojas de coca en bolsas en el interior de sus equipajes./Guardia Civil
Los pasajeros suelen traer las hojas de coca en bolsas en el interior de sus equipajes. / Guardia Civil

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han detectado a 49 personas, la mayoría ciudadanos bolivianos, que traían esta sustancia prohibida en su equipaje. Muchos desconocían que estaban infringiendo la ley

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

Para muchos bolivianos, mascar hojas de coca es algo así como tomar un café doble bien cargado o una bebida energética para venirse arriba. Les atribuyen propiedades estimulantes e incluso aseguran que son útiles -sobre todo, mezcladas con bicarbonato- para combatir alergias, dolores y hasta el famoso 'mal de altura'. Su consumo es algo cultural y está muy arraigado en el país andino... El problema surge cuando los ciudadanos salen de Bolivia con las hojas en su equipaje, sobre todo si la cantidad es abundante. El año pasado, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria se incautaron de más de 90 kilos en el aeropuerto de Bilbao y denunciaron a 49 personas, en su mayoría de nacionalidad boliviana, por llevar esta sustancia en sus maletas. Se les atribuyen delitos contra la salud pública por tráfico de sustancias estupefacientes y, en los casos más leves, infracciones administrativas por tenencia de drogas, según ha informado la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Los pasajeros implicados portaban en el equipaje las hojas de coca en bolsas de plástico. Muchos de ellos, sobre todo los que llevaban pequeñas cantidades, aseguraban desconocer que está prohibido. Esto se debe a que, aunque las hojas de coca están catalogadas desde los años 60 como una droga ilegal por la ONU, hasta hace unos años no se perseguía su tenencia debido a un limbo legal. Esta permisividad terminó en 2014 tras una sentencia del Tribunal Supremo que condenaba a un hombre boliviano con nacionalidad española a seis meses de cárcel por aterrizar en el aeropuerto barcelonés de El Prat con 7,5 kilos de hoja de coca. Este fallo sentó jurisprudencia y marcó un antes y un después: ahora, las hojas de coca son algo perseguido.

A partir de dos kilos, delito

Las incautaciones realizadas en 'La Paloma' el año pasado fueron de todo signo: muchas de ellas de bolsas de menos de 500 gramos, pero también ha habido hallazgos «de paquetes de hasta 10 kilos», según las mismas fuentes. Llevar pequeñas cantidades se considera una infracción administrativa y se castiga con una multa, pero, a partir de dos kilos, ya se tipifica como delito. Se ha puesto el límite en este peso porque se considera que es la cantidad mínima necesaria para extraer cocaína de las hojas, siempre y cuando se procesen adecuadamente.

Durante el primer semestre de 2017 fueron cuatro las personas detectadas en el aeropuerto de Loiu con hojas de coca a las que se les atribuyeron delitos contra la salud pública por tráfico de drogas, y a otras ocho se les imputaron infracciones administrativas por tenencia de las citadas hojas. En el segundo semestre, se produjo un aumento en este tipo de interceptaciones, con cuatro personas investigadas por delitos contra la salud pública y otras treinta y tres a las que se atribuyeron infracciones administrativas por portar las hojas de coca, según han explicado desde la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos