¿Qué relación tiene el gran bazar chino 'Litxu' con Santutxu?

¿Qué relación tiene el gran bazar chino 'Litxu' con Santutxu?

Lixin Chen, el 'Amancio Ortega' de los chinos de Bizkaia, explota el mayor bazar del norte de España en el Megapark de Barakaldo

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

A Lixin Chen se le conoce como el 'Amancio Ortega' de los chinos de Bizkaia. Explota el mayor bazar del norte de España, en el Megapark de Barakaldo, de casi 5.000 metros cuadrados. Tiene otro centro comercial en Artea y hace un par de meses abrió un tercero en la antigua Casa Vasca de Deusto. Tiene 49 años y lleva 20 en Bizkaia. Antes de recalar en Euskadi trabajó en Venecia. «Tenía un amigo aquí y me di cuenta de que era mejor sitio para vivir. Había trabajo y, además, se podía hacer negocio». Vino «para conocer 'algo'» y lo que vio «me gustó. Buscaba una mejor vida», relata. Y la encontró con su mujer, Kuja Han. Son padres de tres hijos, de 21, 17 y 9 años. «Los tres han nacido en el hospital de Cruces. Yo ya no volveré a mi país. Me quedaré aquí. Con Internet nada está lejos», describe. Sus comienzos empresariales se asemejan a los de muchos compatriotas. Se ocupó en un restaurante y en una pequeña tienda. «En el restaurante hacía de todo, de camarero y cocinero», detalla.

Hasta que se lanzó por cuenta propia y montó dos comercios, uno en el Casco Viejo y otro en Santutxu. A este último lo llamó 'Litxu'. «Surge de la combinación de Lixin más Santutxu; la fusión del chino y el vasco», sonríe. Pobló las estanterías de bisutería, ropa, juguetes, complementos... Acertó y lanzó un órdago a lo grande. Echó el ojo a una nave de Amorebieta de 800 metros cuadrados y montó uno de los primeros grandes complejos comerciales orientales de Bizkaia. Es incansable. «Si, normalmente, la gente aquí trabaja 8 horas, yo meto al día, como mínimo, 12. Y los domingos bajo a Madrid a comprar mercancías». Sale a las tres de la madrugada y regresa a las siete de la tarde con el camión bien cargado. «Con productos hechos aquí, ¿eh? Sólo el 10% viene de China. ¿Si me da tiempo a disfrutar? De momento no puedo, trabajo», reconoce.

Desde que llegó cuenta que ha ido «5 o 6» veces de vacaciones a su país y que no están los tiempos para quedarse mirando: «He trabajado en 20 años lo que la gente normal hace en 40. Mucho. Si no, no podríamos montar negocios. Es duro pagar tantas nóminas y los alquileres andan muy altos», sostiene este empresario, que tiene de socios a varios hermanos y emplea a más de 30 personas. Dice que ha podido hacer frente a «costosísimas inversiones» gracias a los préstamos. Muestra varios extractos bancarios: «Con La Caixa tengo un crédito de 100.000 euros; con el BBVA, uno de 200.000; y con el Popular, otro de 150.000. En China los bancos no avalan tanto. Lo que he levantado no se puede hacer en dos años. No es cuestión de suerte. Todo va poquito a poquito. Se empieza por una tienda pequeña, luego otra más grande...»

Fotos

Vídeos