Cae una de las redes que ha introducido este año en Bizkaia a 500 jóvenes desde Marruecos

Muchos de los menores no acompañados llegan a Bilbao en autobuses desde el sur de España./ignacio pérez
Muchos de los menores no acompañados llegan a Bilbao en autobuses desde el sur de España. / ignacio pérez

La Policía arresta al supuesto cerebro de la mafia en Andalucía y a dos colaboradores en Bilbao

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

La Policía Nacional ha asestado un duro golpe a una mafia que se dedicaba a traer menores extranjeros no acompañados -también conocidos como 'menas'- de nacionalidad marroquí que cruzan el Estrecho para conducirlos después hasta Bizkaia, entre otras provincias. Según ha podido saber EL CORREO, la operación se ha desarrollado de forma paralela en Andalucía, donde operaba el supuesto cerebro de la red, y en Bilbao, donde se encontraban dos de sus colaboradores. Los tres han sido arrestados esta misma semana. Estas mafias cobran importantes sumas de dinero a los jóvenes y a sus familias -en algunos casos pueden llegar a pagar 2.000 por euros por cruzar el Estrecho- por unos servicios que incluyen introducirles en los sistemas de protección diseñados para amparar a los menores en riesgo de exclusión social.

Bizkaia es, en este contexto, uno de los territorios de España que acogen más chicos sin referencias familiares. Uno de cada siete menores que llegan a España acaba aquí. Y los datos no hacen más que crecer desde hace tiempo, lo que ha llevado a las propias instituciones vascas a hablar directamente de «avalancha». Según las fuentes consultadas por este diario, en lo que va de año podrían haber llegado unos 500 'menas' de diversas nacionalidades. Una cifra importante si se tiene en cuenta que, según los datos ofrecidos en las Juntas Generales, el pasado año recalaron en el territorio histórico 763.

EN SU CONTEXTO

763
menores no acompañados -también conocidos como 'menas'- llegaron a Bizkaia en 2017. Un incremento espectacular si se tiene en cuenta que en 2015 fueron 180, según los datos aportados en Juntas Generales.
Siete nuevos centros
La Diputación de Bizkaia se ha visto obligada a abrir siete nuevos centros de acogida en 2017 por la «saturación» de estos espacios. En la actualidad acoge a unos 400 chavales. Sin embargo, el propio Ararteko ha reclamado que se amplíe el número de plazas ante la «sobresaturación continuada» de estos equipamientos.
2.000
euros puede llegar a pagar un joven a las mafias para que les suban en una patera y les ayuden a cruzar el Estrecho. En muchos casos, los servicios incluyen también el traslado posterior hasta Bizkaia. Allí son recibidos por colaboradores que les dirigen hacia centros de protección.

Se trata de una de las primeras operaciones policiales dirigidas directamente contra una red de estas características. En muchas ocasiones se había especulado con la posibilidad de que los menores fuesen conducidos hasta Bizkaia por alguna organización. La propia consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ya apuntó hace meses que se había abierto una investigación para determinar si algún grupo de carácter «criminal» podía estar detrás de la «masiva» llegada de chicos. Las autoridades, en este sentido, manejan varios «indicios». Por ejemplo, el hecho de que muchos de ellos supiesen perfectamente dónde dirigirse cuando recalaban en Bilbao y que procediesen de una misma zona de Marruecos. Pero prácticamente nunca se había podido llegar hasta los integrantes de las redes que trafican con personas.

La investigación de la Policía se ha desarrollado en varios territorios, particularmente en Andalucía, donde operaba un ciudadano español, vecino de Jerez de la Frontera, que supuestamente era el cerebro de la organización.

Agenda con dos nombres

Este hombre se dedicaría a recibir a los chicos que habían cruzado recientemente desde Marruecos -o que podían llevar ya tiempo en España- y ayudarles a llegar hasta aquí, entre otros destinos. Los jóvenes se subían después a un autobús con un par de nombres y teléfonos de contacto. Es aquí donde entran en juego los presuntos colaboradores detenidos en Bilbao. Dos personas que, al parecer, les recibían en la estación de autobuses y se dedicaban a 'acompañarles' hasta algún centro de la Diputación de Bizkaia o a alguna comisaría de Policía.

Los colaboradores recibían a los 'menas' al bajar del autobús en Bilbao y los conducían a centros forales iNVESTIGACIÓN

La operación se produce en un momento de máxima preocupación entre las instituciones vascas. El pasado año había 695 menores tutelados en el País Vasco, un 127% más que tres años antes. La Diputación de Bizkaia se vio obligada a abrir siete centros de acogida más en 2017, y aún así siguen presentando problemas de saturación. Un dato que contrasta con el único chico que está acogido en la comunidad de La Rioja. De hecho, el Ararteko ha recomendado recientemente ampliar el número de plazas por la «sobresaturación continuada» de estos espacios.

Un posible delito por favorecer la inmigración ilegal

Los supuestos integrantes de la red que se dedicaba a introducir en Bizkaia menores no acompañados podrían enfrentarse a un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal. Se trata de una infracción que, en determinadas circunstancias, está castigada con penas de entre 4 y 8 años de prisión. En este caso, la infracción se vería agravada penalmente por el hecho de que las víctimas son menores de edad. Además, los presuntos miembros de la red también podrían enfrentarse a un delito de pertenencia a grupo criminal. En este caso, la legislación contempla un amplio abanico de penas -que pueden llegar a los 8 años de cárcel- en función del grado de implicación de los sujetos y de la gravedad de los hechos que se les imputan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos