Los radares multaron a 6.738 coches en Bilbao el año pasado

Radar de la calle Alameda Rekalde./JORDI ALEMANY
Radar de la calle Alameda Rekalde. / JORDI ALEMANY

Descienden un 1,64 los accidentes en el centro urbano y sólo se registró una muerte, la de Arantza Gallastegi, atropellada por una barredora en Deusto

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Los radares de cabina y el batiscafo sancionaron el año pasado en Bilbao a 6.738 coches por exceso de velocidad, lo que representa un «ínfimo porcentaje» del 0,13% del total de cinco millones de vehículos controlados, según los datos hechos públicos esta mañana en rueda de prensa por el concejal de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro. «La colocación de un radar no es para llenar las arcas municipales sino para reducir la velocidad y con ello los accidentes y los fallecidos», recuerda Del Hierro. Hubo también 23 multas por el uso del teléfono móvil al volante, 112 por tener la ITV caducada y 24 por no hacer uso del cinturón de seguridad.

Desde 2008 se ha reducido la siniestralidad en el núcleo urbano casi un 17%, y un 1,65% con respecto al año pasado, cuando se registraron 1.583 accidentes y sólo hubo que lamentar una muerte, la de la hostelera Arantza Gallastegi, la mujer atropellada por una máquina barredora en la plaza San Pedro de Deusto en enero de 2017. El concejal recordó a la víctima y mostró su solidaridad con sus familiares.

Respecto a los atropellos, también cayeron un 9,29% al producirse 166 arrollamientos en la vía pública. El mayor porcentaje de personas atropelladas se sitúa en la franja de edad de entre 60 y 79 años. Además, el 63% de estos siniestros fueron responsabilidad de los conductores, mientras que en una tercera parte la culpa fue del peatón al cruzar de manera inadecuada o no respetar un semáforo en rojo. Los principales puntos negros de la villa fueron la calle Autonomía, donde está previsto un plan para pacificar el tráfico, la Gran Vía, y Santo Domingo-carretera de Ibarsusi.

Otro de los datos llamativos de la estadística hecha pública esta mañana es que un 20% de los conductores detenidos o imputados por delitos contra la seguridad vial tenía entre 26 y 30 años y otro importante porcentaje, entre 18 y 25 años, es decir, con el carné de conducir recién sacado. Según el jefe de Tráfico de la Policía Municipal de Bilbao, J. Zamanillo, «un accidente no es una fatalidad, detrás hay una causa y a veces es el factor humano. La seguridad vial es responsabilidad de todos». Las principales causas de los siniestros fueron distracciones, pérdida de control, invasión del carril contrario, el alcohol o el exceso de velocidad.

La Policía Municipal participó en 37 campañas de control, entre ellas del cinturón, el uso del móvil, la velocidad o el alcohol, y se impartieron cursos a 5.241 alumnos de 5º y 6º de Primaria de 61 centros escolares de Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos