El puerto de Elantxobe se blinda al mar

El puerto de Elantxobe se blinda al mar

El Gobierno vasco diseña un ambicioso plan especial para la dársena que mejora el acceso de vehículos y amplía el rompeolas para reducir la resaca interior

MAIKA SALGUERO

El Gobierno vasco quiere dar un nuevo aire al puerto de Elantxobe, dotarle de mayor seguridad, accesibilidad y funcionalidad tanto en tierra como en la lámina de agua, pero sin perder su majestuosa imagen de calendario que tanto cautiva al visitante. Conjugar todo eso no ha sido tarea fácil, pero el camino a seguir ya está definido en un ambicioso plan especial a desarrollar en un plazo aproximado de cinco años.

«La redacción de este documento, en fase de aprobación provisional, arrancó hace dos años con la finalidad de solucionar los problemas entre la superficie urbana y la portuaria», detallaron fuentes del Ejecutivo autónomo. El paquete de medidas prevé prolongar el rompeolas exterior una treintena de metros con el fin de reducir la energía del oleaje en la bocana de la dársena reduciéndose así la agitación interior.

Asimismo se sustituirá el actual atraque de boyas de fondeo del exterior por tres líneas de pantalanes con una capacidad total de 72 amarres. «El puerto estará así más protegido y evitaremos los destrozos que se producen en época de temporales, sobre todo en el polideportivo municipal», reconoció el alcalde de la localidad, Josu Olagibel, que se mostró muy satisfecho porque «por fin el plan va dando sus pasos y multiplicará las oportunidades para la hostelería local y todo tipo de negocios relacionados con el turismo», admitió.

Otra de las prioridades es la mejora del tráfico rodado. Elantxobe ha pasado de ser uno de los puertos pesqueros más importantes de la costa vasca a convertirse en un enclave asociado a la actividad náutica deportiva, a la pesca no profesional y al fondeo ocasional de embarcaciones de turismo en tránsito. Pero su escasa superficie portuaria limita el flujo de vehículos y cualquier tipo de mejora en este área.

Por ello, el Gobierno vasco se ha propuesto ampliar el espacio terrestre en la zona de encuentro entre el muelle de Ribera, Portu Kalea y el dique del Astillero para habilitar una rotonda. De esta manera, los vehículos podrán realizar maniobras de entrada y salida al puerto con mayor facilidad. «El autobús tendrá la posibilidad de bajar hasta el puerto y los turistas podrán acercarse allí», afirmó el primer edil. Los problemas de tráfico se repiten verano tras verano en la zona baja del municipio.

El plan especial incluye la reordenación de la superficie portuaria delimitando varios recorridos estrictamente peatonales. «Se establecen las medidas necesarias para garantizar en todo momento la accesibilidad a los cinco itinerarios peatonales que provienen de la parte alta del municipio y desembocan en la dársena a través de escalinatas y rampas», detallaron.

Junto a la futura rotonda, también se contempla la instalación de un surtidor de gasóleo para embarcaciones de recreo, un servicio que ha reclamado en numerosas ocasiones la asociación de embarcaciones de la localidad Ermintxo y que desde el Ejecutivo autónomo estudian «con lupa» antes de adoptar una decisión definitiva.

CLAVES

El alcalde
«El plan multiplicará las oportunidades para la hostelería y todo tipo de negocios turísticos»
En la lámina de agua
A la prolongación del dique exterior se unirá la instalación de pantalanes para 72 embarcaciones

Dos fases

La Dirección de Puertos rematará la reordenación del entorno portuario de Elantxobe con la construcción de una galería de servicios para las conducciones de alumbrado, agua y comunicaciones, la creación de aceras y una nueva configuración para los pantalanes del interior que tendrán una capacidad total de 83 amarres. Aunque aún es pronto para hablar de plazos, las previsiones iniciales apuntan que la mayor parte de los proyectos se ejecutarán en una periodo de cinco años, a partir de la entrada en vigor del plan especial.

Lo que parece claro, según recoge este proyecto, es que tanto la ampliación del rompeolas como la instalación de pantalanes en la dársena exterior quedarían relegadas a una segunda fase debido a su alto coste, pese a que el Ayuntamiento no comparte esa opinión. «Lo lógico es que primero se actúe en el rompeolas para frenar el impacto de grandes maretones», indicó el regidor elantxobetarra.

El presupuesto global de los trabajos rondará los siete millones de euros. La mayor partida –3 millones– se destinará a la prolongación del dique de abrigo y 1,2 se invertirán en la ampliación de la superficie terrestre. El primer edil confía en que el proceso de tramitación no demore una intervención «muy necesaria» en el municipio porque ayudará a regular los usos en la dársena y consolidar su adecuación a unos nuevos tiempos.

El turismo náutico, un sector creciente en Lea Artibai

En los últimos años el turismo náutico ha crecido notablemente y en la mayoría de los puertos vascos el área dedicada a las embarcaciones de recreo ha experimentado un fuerte auge. Según datos de la sociedad pública Euskadiko Kirol Portuak (EKP), Bermeo es la localidad de Busturialdea y Lea Artibai con un mayor número de amarres, un total de 376.

Le sigue Lekeitio con 294 y Ondarroa con 211. Mundaka es una de las dársenas con el cupo lleno debido a su reducida oferta –sólo 179 botes–. Plentzia cuenta con 177 puntos de atraque y Armintza, 126. Elantxobe actualmente dispone de 162 plazas, aunque únicamente oferta 157 – 76 son atraques a pantalán y 81 a boya–.

Ante la ausencia de amarres y la carestía de los servicios, los amantes de la navegación optan por fondear sus botes en pequeños embarcaderos como el de Murueta, Arketa, en Ibarrangelu, y Portuondo en Sukarrieta. En este último fondeadero, la falta de espacio se ha vuelto «insostenible» debido a que en él amarran alrededor de 400 botes.

Otros dejan su barco cerca de la playa poniendo en peligro a los bañistas o en la Ría de Urdaibai obstaculizando el tráfico marítimo. «Verano tras verano seguimos igual, sin una regulación y sin que ninguna institución actúe para frenar el masivo aumento de embarcaciones», denuncian los bañistas de la zona.

Algunos patrones proponen la ampliación de los puertos ya existentes. «Si echamos un vistazo a los países de alrededor, la mayoría de los pequeños municipios cuentan con un puerto municipal». En Bermeo, aseguran, «se podría ganar más espacio en la zona donde atracan los barcos de bajura o en la zona próxima a Xixili».

Son propuestas para satisfacer una demanda creciente y un negocio que atrae a otras empresas relacionadas con el sector. «Sin duda, dar abrigo a embarcaciones deportivas y reordenar las dársenas reactivará la economía local, sobre todo en el caso de Elantxobe porque el turismo náutico es uno de sus fuertes», reconoció su alcalde, Josu Olagibel.

«En mi época de patrón había hasta una decena de barcos grandes»

Juan Francisco Egurrola ha vivido en sus carnes la transformación de Elantxobe. Llegó a ser uno los puertos pesqueros más importantes de la costa vasca, pero poco a poco su flota fue mermando y en 2009 desapareció con el cese de los barcos ‘Noyes’ y ‘Anaitasuna’. «Me da pena porque en mi época de patrón al frente de la merlucera ‘Elantxobeko lorea’ he llegado a contabilizar hasta una decena de barcos grandes. Pero es que en Lekeitio también fondeaban treinta, y ahora, solo faena uno y en Bermeo, 90 embarcaciones grandes y 130 merluceras. Es la vida, ahora hay otros trabajos. En la mar se sufre mucho», recuerda este arrantzale jubilado.

Egurrola reconoce que la construcción de una rotonda en el muelle facilitará el acceso de los vehículos y atraerá a más turistas. «Es necesaria porque si queremos que nos visiten tenemos que dar facilidades. En verano, gente de todos los rincones quiere llegar hasta aquí y entre los que aparcan en el arcén, los que entran y salen, apenas hay cabida», afirma.

Con respecto a la ampliación del rompeolas, tiene «serias dudas» de que la obra logre el efecto deseado. A su juicio, «si solo se prolonga, la resaca continuará como sucede en Bermeo. Sin embargo, si además de ampliarlo se modifica el rumbo a sudeste, como se ha hecho en Hondarribia y Getaria, la medida será más acertada», añade. Egurrola aplaude cualquier actuación que mejore el municipio y se muestra convencido de que los arrantzales «podemos aportar nuestra experiencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos