Prohibido el botellón en 74 parques de Bizkaia

Vista del parque Artaza, en Leioa./PEDRO URRESTI
Vista del parque Artaza, en Leioa. / PEDRO URRESTI

Un decreto foral regula la conservación de las áreas de esparcimiento. No se permiten tampoco redes de voleibol ni porterías provisionales «para que así disfruten todos»

TERRY BASTERRA

Los jóvenes y adolescentes pierden uno de sus lugares favoritos para hacer botellón. El consumo de bebidas alcohólicas en los parques queda prohibido. Al menos a las 74 de titularidad foral. La Diputación de Bizkaia ha aprobado un decreto que regula los usos permitidos en las áreas de esparcimiento que controla. En este documento se incluye un listado de quince actividades proscritas en lo sucesivo en estos espacios naturales. Y aunque el botellón no figura de forma expresa en la normativa, fuentes oficiales aseguraban ayer que esta práctica juvenil se regulará como un «uso inadecuado». Considera la entidad foral que puede desembocar en destrozos y generación de residuos en zonas cuya degradación se quiere evitar, lo mismo que el ruido que impide su disfrute a otros usuarios.

Pero el botellón no es la única actividad que la Diputación estima perjudicial en este escenario. También queda fuera el montaje y utilización de instalaciones deportivas provisionales, caso de las porterías o redes de voleibol. Desde la Diputación indican que, aunque no se ha constatado una proliferación de la utilización de estos elementos, sí han querido aprovechar la elaboración de esta normativa para regular estos usos. Tampoco se permite la acampada, la caza, causar daños a los animales o encender fuego fuera de las barbacoas habilitadas. Y es que si por algo se caracteriza esta normativa es por ser proteccionista.

LAS SANCIONES

Hasta 300.000 euros
Es la multa máxima prevista para las infracciones muy graves en los parques en espacios protegidos y hasta 100.000 en las demás áreas.
Canes
No se autoriza que estén sueltos por motivos de seguridad y para evitar molestias a otros usuarios.
Horarios
Solo se permite permanecer en estos espacios naturales entre el amanecer y al ocaso.

En los primeros párrafos de este decreto, que entró en vigor el pasado 8 de enero, se detalla que «la diversificación de actividades» que se realizan en estos espacios, «unido al aumento del flujo de usuarios, podría repercutir en su funcionamiento y en su conservación». Por ello, y «para prevenir circunstancias perjudiciales para las personas y el entorno, como los ruidos, las limitaciones de espacio, los accidentes o los daños ecológicos», es necesario regular «las condiciones de acceso de la ciudadanía». Se pretende de este modo preservar estas zonas de la degradación medioambiental. Para ello se ha optado por «aplicar el principio de garantizar el uso y disfrute respetuoso del medio natural como espacio natural y de ocio».

Perros sueltos

Otra de las prohibiciones establecidas por la Diputación en estos parques es tener sueltos a los perros y animales de compañía, o estar en los parques durante el horario nocturno. En ambos casos estos criterios se aplican por motivos de seguridad y para evitar posibles molestias al resto de la ciudadanía.

La Administración foral prevé una serie de sanciones para aquellas acciones que infrinjan el decreto y atenten contra el carácter ecológico de los parques. Para los que están situados en montes y espacios protegidos –son quince en Bizkaia– las multas pueden llegar hasta los 300.000 euros en los casos más graves y hasta los 100.000 en las demás áreas de esparcimiento, algunas de ellas muy frecuentadas, caso de Artaza, el pinar de Gorliz, Akarlanda, La Arboleda, Ollargan, San Andrés (Bidezelai) o Elorritxueta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos