Primera exposición del año

Amaia Suberviola, Iván Chacón, Gabriel Coca y Begoña Lumbreras./JORDI ALEMANY
Amaia Suberviola, Iván Chacón, Gabriel Coca y Begoña Lumbreras. / JORDI ALEMANY

Se inauguran en la Galería Lumbreras de Bilbao las exposiciones de los pintores Emilio González Sainz, 'El jinete celeste', y Gabriel Coca, 'Buen viaje'

TXEMA SORIA

Algo debe estar ocurriendo en Bilbao, que presume de que sus museos emblemáticos, Guggenheim y Bellas Artes, aumentan cada año el número de visitantes que se acercan a sus salas, cuando al mismo tiempo han desaparecido las galerías de arte de sus calles y han sido sustituidas por bares y restaurantes. Ya no quedan espacios donde los artistas consagrados, pintores, escultores o fotógrafos puedan mostrar sus trabajos. Ya no hay lugares donde los jóvenes puedan mostrar su rebeldía y descubrir nuevas caminos para el arte.

En este desierto emerge en la calle Henao, como una isla solitaria, la Galería Lumbreras, donde Juan Manuel Lumbreras, pintor y escritor talentoso, su mujer, María José Darriba, y su hija, Begoña Lumbreras, que aún conservan intacta su pasión por el arte, han decidido seguir apostando por mantener un espacio para que los artistas muestren sus trabajos. La última exposición, primera del año, reunió en su sala a Emilio González Sainz y a Gabriel Coca. González Sainz, de Torrelavega, licenciado en Bellas Artes por la UPV-EHU, es un habitual de la galería bilbaína, donde ha expuesto cuatro veces en los últimos años.

Un artista con una trayectoria consolidada, ganador de varios certámenes de pintura en España, cuyos cuadros se encuentran en lugares tan relevantes como el Museo de Bellas Artes de Santander o en la colección del Parlamento de La Rioja. En esta ocasión presenta una colección, bajo el título de ‘El jinete celeste’, compuesta por 24 óleos y 6 acuarelas. Él mismo afirma que «pinto lugares donde quisiera estar. Pinto lo que deseo, el descanso, el árbol, una cabaña. Allí no hay coches, ni autopistas, ni tendidos eléctricos. No hay dinero. No hay miedo a la belleza. Pinto un mundo amable y en paz».

También presentó sus últimos trabajos Gabriel Coca, natural de Pamplona, dentro del programa ‘Joven llama a joven’ impulsado por la galería bilbaína para dar a conocer a jóvenes con talento su colección, ‘Buen viaje’, está compuesta por 27 óleos de pequeño y mediano formato. Son, tal y como afirma el autor, «una investigación sobre las propiedades de la propia pintura. Un estudio sobre la dimensión y la profundidad, sobre la relación de la mente con el espacio, tango interior como exterior». Una pintura casi expresionista, cuyo colores parecen muy metálicos, en los que se intuyen paisajes y marinas.

A la inauguración se acercaron pintores y artistas como Julio Ortún, Antón Hurtado, Jesús Mari Lazkano, Alejandro Quincoces y Mariemi Otaola. Estuvieron Gabriel Coca (padre), Marisa Andrés, María Dolores Martínez, Toño Foraster, Cristina Mariscal, Laura Encinas, Javier San Martín, Leonardo Lumbreras, Teresa Molina y Jorge Mansito. En la muestra había un gran número de jóvenes, muchos de ellos artistas, Amaia Suberviola, Iván Chacón, Estíbaliz Gutiérrez Maguregui, Jon López-Aróstegi, María Muriedas Díez, Beñat Barandika, Mikel Erkiaga, Enara Conde, Karlos Pellitero, Luz Estefanía, Nagore Amenabarro, Pablo Aldaz, Lauren Stiebing, Txus Meléndez, Borja López, Estizen La Cruz y Mikel del Río.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos