«Yo presumía de que Zabalburu era la mejor zona de Bilbao... y mira ahora»

La zona más cercana a la plaza y el exterior de las torres son las que más actividad comercial mantienen./Ignacio Pérez
La zona más cercana a la plaza y el exterior de las torres son las que más actividad comercial mantienen. / Ignacio Pérez

Vecinos de las torres analizan el declive «ya irrecuperable» del primer centro comercial «de España» que se inauguró bajo sus casas en 1971

JOSÉ DOMÍNGUEZ

«Bilbao se incorpora a la gran revolución europea con su Centro Comercial Zabalburu». A bombo y platillo, y en periódicos de tirada nacional como ABC, publicitaba Construcciones Alcorta en 1969 el proyecto estrella de su promoción de 470 viviendas en este distrito de Bilbao; los bajos de las siete torres acogerían el primer 'shopping center' de España. Más de 30.000 metros cuadrados reservados a firmas «de prestigio» entre las que destacaba la entonces pujante Galerías Preciados. Aquel ambicioso e innovador formato de negocio, cuya inauguración en 1971 causó sensación dentro y fuera de Euskadi, languidece hoy con decenas de locales cerrados para desconsuelo de unos vecinos que ven como entre sus pasillos desangelados se multiplican los problemas, debido a «la proliferación de la droga y la prostitución masculina». El último lunar lo ponen media docena de viviendas ilegales en oficinas propiedad del administrador de fincas del grupo Zabalburu.

«Viene mucha marginalidad de San Francisco y se devalúa la zona a todos los niveles»

Fernando Alonso se jacta de ser uno de los veteranos de las torres. «Llegué en 1969 con cuatro años y presumía de que Zabalburu, mi barrio, era la mejor zona de Bilbao. Pero mira ahora», subraya. Recuerda cómo el tirón de Galerías Preciados inundó de tiendas y clientes un enclave que, sin embargo, no logró sobreponerse a su marcha en 1977. Una situación, apunta, a la que contribuyeron «bastante» los elevados alquileres. El carrusel de cierres se multiplicó y el promotor acabó vendiendo locales a «negocios de mala reputación», que aceleraron la debacle comercial y dispararon la conflictividad. Tanto, que los residentes tuvieron que salir a la calle en tres ocasiones para plantar cara a las peleas y las drogas. Batallas que acabaron venciendo, pero que desgastaron la capacidad de atracción de la zona hasta límites insospechados. «Ya nadie quiere instalarse aquí», lamenta.

«Ahora se está mucho mejor»

Comercial Yontxa es de las pocas que aguanta el tipo. No hay nada más abierto en el segundo piso tras la marcha del sindicato educativo Steilas. Con todo una de sus trabajadoras, Feli Gil, asegura que «ahora se está mucho mejor» que hace quince años, cuando forraron las cristaleras «porque teníamos hasta exhibicionistas». Debajo, José Fernando Varona trabaja en el único local de la primera planta, un sex-shop. Y achaca esta situación en parte a la cercanía de San Francisco. «Viene mucho marginado y, aunque aquí viva gente con posibles, la zona se ha devaluado a todos los niveles, lo mismo comercial que residencial», lamenta antes de rechazar que en establecimientos como el suyo se ejerza la prostitución masculina, como denuncia la recién creada asociación de Damnificados del grupo. «Nos culpan sin razón porque echamos a la gente sospechosa, pero no podemos controlar lo que ocurre fuera», asegura.

Los pasillos se han quedado vacíos con el cierre de locales.
Los pasillos se han quedado vacíos con el cierre de locales. / Ignacio Pérez

Desde la librería Intomar, veteranas en la galería con 26 años, su responsable cree que el desarrollo de la ciudad no ha beneficiado a Zabalburu. «No hay aparcamiento, el metro queda lejos... Dicen que llegará el tranvía, pues que sea cuanto antes», reclama antes de apuntar también a las comunidades de vecinos: «Que no ahorren tanto y mejoren la zona». Su hasta hace unas semanas presidente, José Ángel Díez Lete, reconoce que la decadencia comercial de la zona es «ya casi irreversible», pero rechaza que haya desidia. «Hemos mejorado la iluminación, el acceso desde Pablo Picasso... e incluso mediamos con las instituciones para atraer a emprendedores. Pero parece que en Bilbao hay otras prioridades como Zorrozaurre», lamenta. El portavoz de los comercios, Rafael Alonso, apuesta por otros usos, «como apartamentos turísticos en las oficinas, donde se pueda. Que vengan más servicios públicos como los que ya hay de Osakidetza y Kontsumobide».

LOS DATOS

30.000
metros cuadrados para actividades comerciales hay disponibles en cuatro plantas que albergan los bajos de las torres.
1977
Es el año en que se marchó Galerías Preciados de Zabalburu y, para los vecinos, el inicio de una decadencia progresiva «y ya casi irreversible».
2012
fue la última vez que los vecinos se movilizaron contra la conflictividad. Ahora denuncian el retorno de las drogas y la prostitución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos