Ponen a la venta el centro comercial Ballonti por 150 millones de euros

Imagen del centro comercial Ballonti, situado en la entrada de Portugalete./Fernando Gómez
Imagen del centro comercial Ballonti, situado en la entrada de Portugalete. / Fernando Gómez

El complejo ubicado en Portugalete es propiedad de un fondo inversor alemán que quiere hacer caja

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Al fondo inversor alemán Deka le sonríen los números. Compró a Eroski el macrocentro comercial Ballonti en plena crisis económica, hace justo ocho años, por 116 millones de euros y, de rematar con éxito las negociaciones, podría obtener una plusvalía cercana a los 34. Cumplirá las previsiones si consigue cerrar la venta del inmueble de Portugalete por 150 millones. Es el precio de salida de un establecimiento de 51.000 metros cuadrados, que comercializará a través de CBRE, una de las consultoras más importantes del mercado español.

Curiosamente esta compañía jugará un papel estratégico en los próximos meses en Bizkaia, ya que se encargará también de llevar a buen puerto el traspaso del viejo rascacielos del BBVA, emplazado en el arranque de la Gran Vía bilbaína y valorado en 100 millones de euros. En el espacio de dos semanas, uno de los grandes motores comerciales de la Margen Izquierda y otro que está llamado a revolucionar el sector desde el mismo corazón de la capital vizcaína, coincidiendo con el desembarco del gigante irlandés Primark, han anunciado su deseo de cambiar de manos.

Ballonti sigue de esta manera el mismo camino que su vecino Max Center. A menos de dos kilómetros y desde hace dos meses, cuelga el cartel de 'Se vende'. Sonae Sierra, la multinacional propietaria de la gran superficie de Barakaldo, sacó al mercado el pasado febrero en el mismo lote otros dos centros de Zaragoza –Gran Casa– y Santander –Valle Real– con los que confía en ingresar 500 millones de euros. La firma, que declinó realizar ayer cualquier comentario a este periódico, maneja distintas ofertas, aunque de momento sigue sin cerrar ninguna operación.

En su contexto

51.000
metros cuadrados ocupan las dependencias de Ballonti. Lo construyó Eroski y se inauguró el 21 de abril de 2008 tras dos años de obras. Incluye un parque de ocio y de aventura.
Ventas
116 millones de euros ingresó Eroski por el traslado de Ballonti a Deka. No fue la única operación que llevó a cabo en 2010. Ese mismo año recaudó 50 millones por la venta de Bilbondo, en Basauri, a un fondo gestionado por ING RealState.
Activos
La cartera española de la gestora alemana supone el 5% del total de sus activos, valorados en más de 30.000 millones de euros. Llegó a ser el 10% en la época precrisis. Tras Barcelona y Madrid, ha centrado su interés en Valencia y Sevilla.
Año crucial
Tras una frenética actividad en los años 90 y una posterior retirada, Deka volvió de compras a España en 2010. «Surgió la oportunidad y vendimos casi toda nuestra cartera con grandes beneficios», recuerdan directivos de la firma.

Ballonti juega con el viento a favor. Cerró el pasado ejercicio con récord de visitantes y volvió a recuperar los clientes que había perdido antes del comienzo de la crisis. Más de 6 millones de personas, lo que supone un aumento del 1,8%, se acercaron en 2017 a las instalaciones de Portugalete, que cuentan con Primark y el hipermercado Eroski como principales motores. El inmueble, cuya construcción llevó 24 meses, ha festejado también su décimo aniversario con un tirón de ventas, superior al 4%. Deka ha aprovechado este buen momento para reforzar la oferta comercial y de ocio, con el funcionamiento de más de un centenar de negocios. Abrió recientemente una gran bolera de 18 pistas y habilitó otros 2.700 metros cuadrados de espacio útil para complementar la actividad de los cines Dock y el parque de escalada. La mejora del consumo ha llevado a Deka a intentar hacer caja con este activo.

Cartera de 30.000 millones

La gestora alemana, que cuenta con una cartera global de edificios valorada en más de 30.000 millones de euros y posee emblemáticos locales de oficinas en Barcelona y Madrid, además de lujosos hoteles, contempla la venta de Ballonti por tratarse de una «oportunidad» de negocio. «Tal y como está el mercado, para nosotros es más fácil desinvertir que comprar. Mientras el mercado siga alcista, la desinversión de algún activo no es descartable. No estamos obligados a vender, pero si nos llega una buena oferta, la estudiaríamos. Estamos en un ciclo muy avanzado y creemos que bajará en algún momento. En Estados Unidos los mercados ya han bajado un poco y aquí llegará», anunció recientemente Esteban de Lope, director del departamento de gestión de fondos inmobiliarios de la compañía.

Tanto la propiedad como la dirección de Ballonti declinaron pronunciarse ayer sobre el proceso de venta. Sin embargo, según expertos inmobiliarios consultados por este periódico, aunque «no le corre ninguna prisa», Deka no vería con malos ojos desprenderse del macrocentro, ya que habría alcanzado «en estos momentos el máximo valor». Además, existen otros factores que avalarían el traspaso. El fondo germano, que vendió hace meses una plataforma logística en Zaragoza, ha alertado sobre «el riesgo» de inversiones en grandes centros comerciales, «sobre todo periféricos y que no están consolidados».

Aunque la hoja de ruta de la inmobiliaria pasa por duplicar el volumen de inversión enEspaña, ha advertido también sobre la voracidad con la que avanza el comercio electrónico. «El 'e-commerce' es un competidor muy grande, y el pastel no crece», sostiene De Lepe. En medios inmobiliarios se da por hecho que, «por estrategia», Deka tiene previsto desinvertir en ciudades que considera «secundarias» y que, «en cualquier caso», seguirá «muy de cerca» la operación de Sonae con el Max Center para «tantear» precios.

Temas

Eroski

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos