El Correo

El Gobierno vasco exige el acercamiento de los presos tras haber asumido las vías legales

Jonan Fernández, durante una rueda de prensa.
Jonan Fernández, durante una rueda de prensa. / EL CORREO
  • Jonan Fernández considera que es una decisión «impostergable» y reclama cambios en la política penitenciaria

El Gobierno vasco ha considerado esta mañana que el acercamiento de los presos de ETA a cárceles próximas al País Vasco es «impostergable» después de que la mayoría de los reclusos de la banda terrorista hayan avalado la propuesta que lleva debatiéndose en las cárceles desde finales del año pasado para asumir las vías legales y obtener beneficios penitenciarios. El sevretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno vasco, Jonan Fernández, ha comparecido para valorar de forma positiva la decisión de los internos y para aumentar la presión sobre el Ejecutivo de Mariano Rajoy para que modifique la política penitenciaria.

El 73% de los presos integrados en el EPPK han votado a favor de un documento que les permitará acogerse a vías individualizadas para poder recudir el cómputo de la condena. Se trata de un paso que hasta ahora estaba vedado para los miembros de ETA al considerarse una traición. Para evitar que sea visto como un paso atrás y un cambio en la doctrina oficial, el EPPK argumenta que, a pesar de ser salidas individuales, ahora tienen el respaldo del colectivo y que siempre habrá dos límites que no se sobrepasarán: «la delación y el arrepentimiento».

Mariano Rajoy

Durante la rueda de prensa de hoy, Fernández ha destacado que es «un paso positivo y significativo en la buena dirección» porque supone un avance para crear un «contexto favorable» a un cambio de la política penitenciaria por parte del Gobierno central. El representante del Ejecutivo autónomo ha subrayado que esta decisión conlleva un «cambio sustancial de las circunstancias» que han seguido al cese de la violencia de ETA que hace «impostergable» que el Ejecutivo de Mariano Rajoy «comparta» con el vasco «una reflexión sobre el cambio en la política penitenciaria».

A su juicio, este cambio debería contemplar el acercamiento de los presos de ETA a cárceles cercanas a sus entorno familiar y que se atienda «prioritariamente las problemáticas de mayor incidencia humanitaria». «Tenemos la esperanza de que haya un cambio y trabajamos para ello pero desde el punto de vista de la confluencia de convicciones», ha indicado. Fernández también ha señalado que ahora es preciso «pasar de las palabras a los hechos» por parte de los presos de ETA para que éstos «afronten la realidad de las vías legales».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate