El Correo

Urkullu aboga por «soluciones útiles» frente a vías «rápidas» como la catalana

Urkullu, con supervivientes de la Guerra Civil.
Urkullu, con supervivientes de la Guerra Civil. / Efe
  • Reivindica el «diálogo entre diferentes» para no generar «frustración» a la sociedad en un homenaje al Gobierno de Aguirre en Trucíos

El lehendakari ha vuelto a marcar distancias con la apuesta soberanista catalana al reivindicar esta mañana la búsqueda de consensos institucionales y «soluciones útiles» para mejorar el autogobierno vasco frente a «cantos de sirena que ofrecen el cielo por caminos rápidos y directos que no requieren acuerdos integradores». Una vía unilateral, como la iniciada por la Generalitat al convocar una consulta independentista el próximo 1 de octubre que el Estado considera ilegal, solo sirven, según Urkullu, para «generar frustraciones y bloqueo» frente a las que ha ofrecido «perseverancia» en el diálogo.

Urkullu ha insistido en la necesidad de la negociación «entre diferentes» tras la reunión extraordinaria que su Gobierno ha celebrado en el Palacio La Puente de Trucíos en una jornada de alto valor simbólico. El Ejecutivo autonómico rememoraba este viernes el 80º aniversario del manifiesto firmado por el lehendakari Aguirre en la ciudad encartada, la última en la que se reunió aquel Ejecutivo antes de partir hacia el exilio pocos días después de que el bando franquista atravesase el cinturón de hierro de Bilbao y pasara a controlar la capital vizcaína, uno de los grandes hitos de la Guerra Civil en Euskadi. «El territorio vasco habrá sido conquistado; el alma del pueblo no; no lo será jamás», advertía el documento firmado por Aguirre en la despedida.

En el mismo palacio en el que Aguirre reunió a su equipo por última vez en suelo vasco, el Gabinete Urkullu ha celebrado una reunión privada y un sencillo acto de homenaje que ha contado con la participación de cuatro supervivientes de la Guerra Civil, vecinos y autoridades de Las Encartaciones. También han estado presentes, entre otros, representantes de la Diputación y las Juntas Generales de Bizkaia y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. Además de descubrir un panel informativo sobre la cita celebrada el 30 de junio de 1937, el Gobierno vasco ha publicado un nuevo ‘manifiesto de Trucíos’ del que Urkullu ha extractado varios párrafos para completar el discurso con el que ha cerrado una desapacible mañana, marcada por la intensa lluvia.

El lehendakari ha glosado la figura de Aguirre, su legado político y sus «firmes valores e ilusión» antes de reivindicar la vigencia de los propósitos de antaño: Buscar «un sólido proyecto de futuro» a través del compromiso, la dignidad y «la lealtad en la responsabilidad pública». «Tenemos retos y asignaturas pendientes, pero por primera vez en 80 años miramos al futuro sin la amenaza de la guerra, la dictadura o la violencia», se ha congratulado. Una vez que ETA ha abandonado las armas, Urkullu ha fijado como «retos de país» prioritarios «avanzar juntos» en la construcción de una convivencia «que apague el fuego del terror para siempre» y mejorar el autogobierno vasco.

El reto «más complicado»

Aunque el lehendakari no lo ha citado en su declaración, el manifiesto firmado por el Gobierno vasco identifica el proceso para avanzar en el autogobierno y la reforma del Estatuto de Gernika como «el reto más complicado y difícil», ante lo que Urkullu, esta vez sí, ha pedido de viva voz «perseverancia» en la búsqueda de acuerdos. También «aguante ante la adversidad y la dificultad» y «constancia» para alcanzar pactos «útiles» que, ha añadido, «no son fáciles de lograr».

Tras reunirse hace dos semanas con el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, aprovechando un viaje a Barcelona para participar en el homenaje a las víctimas de Hipercor, y hacer un llamamiento conjunto al Estado para que modifique las leyes y permita consultas como la de Cataluña, Urkullu ya recuperó el pasado viernes en el Parlamento la tesis de que Euskadi viven una «realidad diferente» a la del procés catalán y descartó cualquier avance del autogobierno vasco que no sea negociado con el Gobierno central. Hoy el lehendakari ha insistido en reclamar «acuerdos integradores» teniendo en cuenta el fragmentado panorama político. «Somos conscientes de que el mandato de la gente es que colaboremos y busquemos unidad en busca de un futuro ilusionante», ha asegurado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate