El Correo

«Integraré a quien quiera ser integrado»

Raquel González posa sonriente en el centro de Bilbao.
Raquel González posa sonriente en el centro de Bilbao. / YVONNE FERNÁNDEZ
  • «Nos dio la sensación de que al principio no nos tomaban muy en serio.Pero hemos logrado que los afiliados vuelvan a tener ilusión», argumentala nueva líder popular

Felicidad, cansancio, tranquilidad, satisfacción y responsabilidad». Si alguien es capaz de aunar todas esas sensaciones a la vez, esa es Raquel González (Bilbao, 40 años). Es la nueva presidenta del PP de Bizkaia tras vencer a Nerea Llanos en un proceso electoral muy tenso y que ha resquebrajado el partido por la mitad. «Pero ahora ya no es el momento de mirar atrás y sacar pegas. El congreso fue ayer (por el viernes), ya ha pasado y hay que mirar al futuro», defiende.

– ¿Por qué cree que ha ganado?

– Porque hemos conseguido que los afiliados vuelvan a tener ilusión, que la habían perdido. Lo notábamos. Hemos logrado que, de nuevo, tengan ganas de formar parte del PP. La clave ha sido movilizar a las bases.

– ¿Esperaba ganar por 73 votos y un 56% de apoyos?

– Creía que la victoria iba a depender solo de media docena de votos arriba o abajo. Esperaba que hubiera estado más ajustado. Por eso, con este resultado, me siento legitimada.

– ¿Cuál será su primera decisión el lunes?

– Sentarme y hablar con Antón (Damborenea) para que el traspaso sea lo más normalizado posible, que entiendo que va a ser así. Le habrá podido molestar algo de la campaña, pero sé que es un señor. Y también reunirme con la gente de la sede para tener una foto fija de lo que tenemos allí. Y luego estudiar el organigrama del partido. Hay personas muy buenas que a lo mejor no están puestas donde más pueden aportar.

– ¿Va a haber cambios drásticos?

– Hasta la campaña (de las elecciones municipales y forales de 2019) no tengo nada en mente. Queda mucho tiempo. Me doy un año de plazo, aunque espero poder acortarlo.

– ¿Asume que en campaña ha hecho cosas que han molestado a Damborenea?

– Para explicar por qué presentas una lista, haces una exposición de cosas que son negativas. Y claro, el responsable puede tomárselo por el lado personal. Yo ya he hablado con él y le he dicho que esto no iba tanto contra Antón Damborenea como contra su forma de presidir el partido. Yo no le he atacado personalmente porque contra su persona no tengo nada.

– Visto con perspectiva, ¿ha logrado más de lo que esperaba? Hace dos meses usted le ofreció a Nerea Llanos que ella fuera la presidenta y usted su segunda.

– Que haya dos listas no es cómodo para nadie, y por eso hicimos ese ofrecimiento. Pero a la otra candidatura no le pareció suficiente. Al principio nos dio la sensación de que no nos tomaban muy en serio. Empezamos a hablar en serio a partir de los avales, cuando vieron los apoyos que teníamos.

– Hace tres días fue usted la que rechazó esa misma oferta.

– Es que a falta de 24 horas ya me parecía hasta irrespetuoso por mi parte cortar el proceso y desmovilizar a la gente. Si hubiera sido una semana antes, tienes más tiempo para explicar a los tuyos por qué pactas, pero el día anterior estaba fuera de lugar.

– Lo que el viernes se constató es que el partido está muy dividido por cuestiones personales. Se vieron algunos gestos y actitudes...

– Es que un partido político lo conforman personas y hay gente que los nervios y la tensión los gestiona de una manera no muy correcta y exterioriza demasiado. Eso no quiere decir que no sea reconducible.

– En el congreso dijo que ha habido «pequeños rifirrafes». ¿Sólo eso?

– Sí, todo se ha quedado en rifirrafes.

– ¿Cómo va a coser esas heridas?

– Aquí lo importante es coser al que se deje coser. Es muy difícil coser sin hilo. Si la gente está dispuesta, que yo creo que lo está, lo lograré. Siempre habrá gente que se quede por el camino, pero bueno.

¿A qué se refiere?

– Hay dos o tres que han ido demasiado al terreno personal, que se lo han tomado como una batalla y con ellos han sido más ‘rifis’ que ‘rafes’. Y eso no puede ser.

«No he hablado con Llanos»

– El mandato ahora de Alfonso Alonso es integrar. ¿Cómo lo va a hacer?

– Integraremos a quien quiera ser integrado. El que quiera sumar y esté dispuesto a asumir las funciones que le toquen, adelante. Es verdad que habrá gente a la que le cueste entender que su opción no ha sido la elegida. Pero el que quiera adaptarse, podrá hacerlo sin problema.

– Alonso les propuso antes del congreso varias fórmulas de integración. ¿Las tendrá en cuenta?

– Esas opciones estaban condicionadas a unos resultados. Con los que obtuvimos el viernes estoy legitimada para tener a mis personas de confianza cerca.

¿Así que mantiene el organigrama que presentó, con su secretario general, el coordinador y los vicesecretarios?

– Sí, se mantiene y está cerrado. Aunque siempre se puede ampliar en función de las necesidades del partido.

¿Ha hablado con Nerea Llanos?

– No, no he podido.

– ¿Contará con ella?

– Contaré con todos los que quieran estar. Aunque no puedes hacer encaje de bolillos y poner a una persona donde no quiera estar.

– ¿Qué tal es su relación personal con Llanos y con las personas de su equipo?

– Hay de todo. Su mano derecha (Javier Ruiz) ha sido compañero mío en el Ayuntamiento de Getxo y he trabajado muy bien con él. Es un gran político con un discurso muy ágil. Igual habría que pulir alguna cosa, pero bueno... Me gusta cómo trabaja y no tengo nada contra él.

– ¿El apoyo que recibió de Iñaki Oyarzábal, presidente de Álava, fue una injerencia en el proceso vizcaíno?

– Para nada. ¿Por qué un compañero no puede apoyarte aunque sea de otra provincia?

– Su proyecto es el de la renovación pero le critican que en su equipo haya gente que lleva décadas ocupando cargos en el partido.

– Lo sé. Pero hay que aunar la experiencia con el relevo generacional.

– ¿Necesita el PP de Bizkaia un vicesecretario de Asuntos Exteriores?

– Carlos Iturgaiz es europarlamentario y fue presidente regional y ha sido muy generoso por aceptar ser vicesecretario para ayudarnos. Será el enlace con Europa.

– ¿Qué línea política quiere seguir?

– Quiero marcar que somos un partido abierto, accesible, dialogante y dispuesto a hablar de todo. Alguno ha dicho que con Carlos Iturgaiz y otros compañeros vuelve la derecha rancia. No es cierto. Yo soy de centro-derecha y para nada va a haber un giro conservador.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate