El Correo

El juez autoriza buscar de nuevo a Marta del Castillo en el río ocho años después

video

Fotografía de Marta del Castillo. / Marcelo del Pozo (Reuters) | Vïdeo: Atlas

  • Atiende la petición de la Policía tras un informe técnico que señala la posibilidad de que existan restos humanos en un punto no rastreado antes

  • El padre se muestra «ilusionado» y «esperanzado» con la nueva búsqueda del cuerpo de su hija y confía en que «por fin» puedan encontrar el cadáver para así «dejar atrás esta tortura»

Ocho años después de la desaparición de la adolescente Marta del Castillo, su búsqueda vuelve al punto de partida: el río Guadalquivir. El juzgado de Sevilla que mantiene abierta una pieza para la localización del cuerpo ha dictado este martes un auto autorizando un nuevo rastreo de un tramo fluvial urbano que aún no había sido revisado. A la vista de un informe de georradar elaborado por la familia de la chica y otro realizado por la Policía, el juez entiende que hay una veintena de puntos "sensibles" que, según los indicios, podrían corresponderse con "restos óseos humanos". La búsqueda comenzará en breve, una vez mejoren las condiciones climatológicas.

Se trata de la sexta búsqueda del cuerpo de la joven, desaparecida la tarde del 24 de enero de 2009 cuando tenía 16 años. La Policía siempre mantuvo que Marta fue arrojada al río tras golpearla con un cenicero, según la versión que ofrecieron en un primer momento los principales responsables de su desaparición, Miguel Carcaño, un exnovio de la chica, Samuel Benítez y el menor conocido como El Cuco. Después de esa primera versión, Carcaño y sus amigos comenzaron una baile de mentiras y medias verdades hasta en ocho ocasiones que mantuvieron en jaque a los agentes y a la familia de Marta.

Tras intentarlo sin éxito en un vertedero en Alcalá de Guadaira y otros puntos, la última búsqueda se realizó en enero de 2015, después de que ya desde prisión y cumpliendo condena Carcaño se sometiera a un test de la verdad y apuntara a un vertedero en otra localidad cercana a Sevilla. Dos años antes, llegaría a decir que fue su hermanastro quien golpeó a Marta con la culata de una pistola y que ambos la enterraron con cal en un descampado del extrarradio de la ciudad.

El caso llegó a juicio para determinar la responsabilidad de la muerte de la chica, pero el juzgado de instrucción dejó abierta una pieza con el objetivo de mantener la búsqueda del cuerpo de la joven. Sus padres nunca cejaron en el empeño. Para ello, en los últimos años han contado con la ayuda del geofísico Luis Avial, que con su georradar ya colaboró en la búsqueda de Marta en un descampado o en la de los hijos del parricida de Córdoba José Bretón.

El perito, con la ayuda de un criminólogo, ha realizado un estudio de la dársena del Guadalquivir en un punto situado a unos 12 minutos de la vivienda de Miguel Carcaño donde se produjo el asesinato de Marta del Castillo. En ese punto, nunca rastreado por la Policía y no sometido a las corrientes fluviales, han empleado una especie de radar submarino y se han detectado una serie de objetos que han dado pie a reanudar la investigación. "Por más que reconozcamos que cualquier actuación estaría amparada siempre por el natural anhelo y esperanza de encontrar a su hija por parte de unos padres destrozados por el sufrimiento, es responsabilidad del Juzgado actuar con rigor al valorar la existencia de fundamentos capaces de provocar actuaciones concretas, como también para determinar su dimensión o alcance", justifica el juez para iniciar la búsqueda.

Como paso previo, la Policía ha elaborado su propio informe para corroborar la viabilidad de ese rastreo, y se ha encargado un peritaje al Instituto de Medicina Legal de Sevilla (IML) para determinar el estado en que se encontrarían los restos de Marta del Castillo después de ocho años ocultados en el río. Con los tres documentos en la mano, el juez entiende que "es evidente que no podemos descartar, como hipótesis de trabajo, que algunos puntos sensibles recogidos en el informe aportado por D. Antonio del Castillo puedan, potencialmente, corresponderse con restos óseos humanos", de ahí que dicte el inicio de una nueva búsqueda. Los trabajos serán realizados por agentes del cuerpo especial de operaciones (GEO) desplazados desde Madrid.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate