El Correo

El PP pide en las Juntas de Bizkaia que el Rey sea invitado a Gernika

El Rey Juan carlos junto a Iñigo Urkullu y José Luis Bilbao en un acto en Bilbao.
El Rey Juan carlos junto a Iñigo Urkullu y José Luis Bilbao en un acto en Bilbao. / Telepress
  • Los populares presentan su iniciativa para que sea debatida en el pleno de la Cámara

El Partido Popular ha llevado al pleno de las Juntas Generales de Bizkaia su propuesta para que el Rey visite Gernika como acto de apoyo al Estatuto y las instituciones vascas. El PP ha presentado una proposición no de norma con la intención de que la Mesa de las Juntas eleve la iniciativa a la sesión plenaria de octubre para su debate y, en su caso, votación. El Gobierno foral, liderado por el PNV en coalición con el PSE, expresó ayer su «respeto» a la decisión que adopten los apoderados en la Cámara.

El PP vizcaíno, a través de su secretario general territorial, Javier Ruiz, emplaza al lehendakari a cursar la invitación a la Casa Real para que Felipe VI visite la Casa de Juntas de Gernika, símbolo de la foralidad y de los derechos y libertades de los vascos. Los populares buscan con esta iniciativa que el Rey ofrezca «un espaldarazo» al Estatuto y, a la vez, pretenden introducir una cuña electoral en el debate abierto sobre el autogobierno y la articulación del Estado.

Aunque el lehendakari, Iñigo Urkullu, ya se ha mostrado partidario de la visita de Felipe VI a Gernika, lo ha justificado por motivos sensiblemente diferentes a los del PP. El jefe del Gobierno vasco planteó antes del verano la visita como un gesto de «reconocimiento» del nuevo Rey a la «singularidad» vasca y sus derechos históricos. Como una forma de arrancar con buen pie su reinado tras el acto de abdicación de su padre, Juan Carlos I, quien saldó con incidentes su primera incursión en la villa foral en 1981.

El PP ha retomado el debate con una iniciativa presentada a la Mesa de las Juntas Generales de Bizkaia, formada por cargos del PNV, EH Bildu, Podemos y el PSE. La Diputación, por medio de su portavoz foral, Elena Unzueta, dejó ayer su desenlace en manos de la Cámara territorial: «Respetaremos lo que vaya sucediendo y decidiéndose».