El Correo

Iglesias, en la sesión inaugural de la legislatura en Estrasburgo
Iglesias, en la sesión inaugural de la legislatura en Estrasburgo / REUTERS

Podemos se 'retrata' en Europa

  • Sus cinco eurodiputados cumplen seis meses en la Eurocámara viajando en turista y votando a la izquierda

  • Pablo Iglesias ha pedido a Bruselas que juzgue los abusos de fuerza en Ceuta y Melilla o investigue el desmantelamiento de la sanidad pública

A falta de un programa concreto -«ambigüedad ideológica», lo definen sus adversarios- la mejor forma para conocer la línea política que guía a Podemos está en el examen de las actuaciones de sus cinco representantes en el Europarlamento, quienes hasta las próximas elecciones municipales y autonómicas de mayo serán los únicos cargos públicos de la formación.

Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez, Lola Sánchez, Pablo Echenique y Tania González cumplen seis meses en la Cámara de Estrasburgo, un tiempo en el que, a través de sus intervenciones en el plenario o sus preguntas parlamentarias, han tenido ya oportunidad para retratar lo que piensan en torno en múltiples cuestiones.

En el ámbito nacional, los principales dirigentes de Podemos defienden que su proyecto supera la tradicional división ideológica entre izquierda y derecha y que solo diferencia entre gente decente e indecente.

No obstante, en Estrasburgo los cinco eurodiputados han defendido posiciones cien por cien de progresistas. Empezando por la propia adscripción al grupo de la Izquierda Unitaria en el que comparten espacio con IU y cuyo candidato a presidir la Eurocámara fue el propio Pablo Iglesias.

En estos seis meses los representantes de Podemos han impulsado una moción de censura contra el presidente de la Comisión Jean Claude Juncker, presionado para el reconocimiento de los estados palestino y saharaui, exigido la paralización de los desahucios hipotecarios en España, apoyado la creación de una renta mínima europea contra la pobreza o abogado por el respeto de los derechos humanos de los inmigrantes ilegales.

También han votado en contra de una condena a la violación de los derechos humanos y la persecución de la oposición en Venezuela, tras ausentarse de su debate.

Por volumen de trabajo los cinco representantes de Podemos se sitúan entre los más activos de los 54 españoles con escaño en Estrasburgo. Según refleja el portal VoteWatch Europe, Teresa Rodríguez y Pablo Echenique han participado en 279 de las 282 votaciones del pleno del Europarlamento, un 98,94% del total. Pablo Iglesias ha faltado a una más que sus dos compañeros. Menor presencia han tenido Lola Sánchez y Tania González. La primera ha asistido a un 87,5% de las votaciones y la segunda a un 70,7 % desde que el pasado julio asumió el escaño en sustitución del exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo.

El secretario general de Podemos es el que en más ocasiones ha tomado la palabra: 45 veces, una más que Lola Sánchez, que es la segunda en este ránking. Pablo Iglesias ha firmado además 14 preguntas a la Comisión, algunas de ellas en clave interna, como si la Unión Europea «va a llevar a cabo una investigación sobre las acusaciones de uso excesivo de la fuerza por parte de la Guardia Civil» en las fronteras de Ceuta y Melilla o, a raíz del contagio por ébola de la enfermera Teresa Romero, si permitirá «el actual desmantelamiento del sistema sanitario público, consecuencia directa de las políticas económicas impuestas por la 'troika'».

Pablo Echenique ha intervenido en el pleno de la Eurocámara en 40 ocasiones, algunas de ellas con especial dureza. «Señorías, ¿para quién trabajan ustedes? No sólo me lo pregunto yo; también se lo preguntan los ciudadanos que les han votado y, la verdad, no pueden culparlos», espetó en una de las ocasiones a sus compañeros de Parlamento.

Principios éticos

En paralelo a su actividad parlamentaria, los eurodiputados de Podemos han observado a rajatabla las normas éticas que se autoimpusieron antes de iniciar su etapa en Estrasburgo. De esta forma, han hecho bandera de sus desplazamientos a la ciudad francesa o a Bruselas en clase turista. «Es una vergüenza que representantes de la soberanía popular viajen en clases business», ha denunciado Iglesias.

Según refleja la formación en el apartado de transparencia de su página web, de los 8.020 euros brutos mensuales a los que tienen derecho como miembros de la cámara, cada uno de ellos ha donado a causas afines 4.000, quedándose para ellos 2.249. En el caso de Rodríguez, la aspirante a liderar Podemos en Andalucía eleva la cantidad que entrega a los 4.500 euros por lo que su sueldo mensual se reduce hasta los 1.700. Por ejemplo, Iglesias ha entregado una parte de su sueldo a los trabajadores del programa televisivo 'La Tuerka' que el mismo presenta y Teresa Rodríguez al Sindicato Andaluz de Trabajadores.